Con solo 14 años ganó un premio literario en Italia

A dos días de haber recibido el premio, Verónica volvió a Roma para participar en la audiencia de los miércoles del Papa Francisco, quien se acercó y le dio un gran abrazo.

La joven Verónica Cantero Burroni, quien con apenas 14 años obtuvo este año en Italia el premio Elsa Morante con el relato "El ladrón de sombras", sostiene que sus historias están basadas en detalles cotidianos de la vida que se abren paso para liberar su imaginación.
Verónica es la sexta de siete hijos. En 2013 escribió "Cuentos raritos" y en 2016, con "El ladrón de sombras" -editada por Quipu- obtuvo el premio italiano Elsa Morante, galardón que se centra en temáticas sociales y políticas juveniles como la integración, las diversidades, las dificultades del mundo de la infancia, la dispersión escolar y la posibilidad del sueño.
A los dos días de recibir el premio Verónica volvió a Roma para participar en la audiencia de los miércoles del Papa Francisco, donde no fue una más del montón: el Papa se acercó y le dio un gran abrazo a esta niña diminuta en silla de ruedas (sufre de una parálisis cerebral) que escribe historias llenas de buenos sentimientos y enseñanzas de vida.
Verónica, según describe su mamá Cecilia Burroni, licenciada en Psicología, "es alegre, muy agradecida por cada cosa, luchadora y tenaz. Desde recién nacida se sometió a terapias, tratamientos, cirugías, consultas, evaluaciones, pero frente a todo esto, siempre luchó por superarse".
En diálogo con Télam, la propia Verónica contó sobre cómo comenzó a idear "El ladrón de sombras": "Yo me inspiro observando la realidad que me circunda, voy tomando detalles cotidianos de mi vida e imagino una historia con ellos. Las sombras es algo que siempre me llamó la atención, porque son como si fueran nuestro espejo, que imita todo lo que hacemos de manera misteriosa".

- Télam: ¿Cómo comenzaste a escribir tus historias?
- CB: Tengo un amigo que es periodista y escritor, él me en enseñó a escribir. Le comenté una idea y él me ayudó a darle forma, a enriquecerla.
- T: ¿Tus personajes surgen de la realidad?
- CB: Generalmente sí, escribo sobre personas que están en mi entorno diario otorgándole sus cualidades a los personajes. Pero en el caso de este texto los creé e imaginé yo sola.
- T: ¿Qué género te gusta leer?
- CB: Me gusta mucho el género realista, es el que más disfruto, ya que muchas veces comparo mi historia con la que leo, y así se me dispara la imaginación, y tomo un detalle que me haya parecido interesante, lo fusiono con otro de mi realidad y una pizca de fantasía que lo haga más llamativo.

EL VIAJE COMO INSPIRACION
- T: ¿Cuál es tu método de trabajo?
- CB: Tengo un cuadernito donde anoto las ideas (lo llevo a todos lados) y después se la comento a mi amigo que me guía para poder mejorarla y concretarla. Viajar me inspira mucho, ya que conozco otros lugares y tomo detalles de ellos para nuevas ideas.
- T: ¿Cuáles son tus autores favoritos?
- CB: Me gusta mucho Alessandro Dveña, un escritor italiano que, a mi parecer, describe muy bien la vida de un adolescente y las circunstancias a las que nos enfrentamos en esta edad. Me siento muy identificada además con Gabriel García Márquez, ya que describe muy bien el entorno en el que transcurren los hechos, lo que me permite involucrarme mucho en la historia.
- T: ¿Qué le dirías a otros chicos que quieren publicar pero no se animan?
- CB: Si realmente les apasiona, no tengan miedo, uno no sabe hasta dónde puede llegar o ayudar a los demás, eso es lo que más me gusta de todo esto, que llego a mucha gente y los puedo llegar a animar a que sigan su vocación. Observar la realidad que los rodea, ya que creo que ahí está lo misterioso de una futura historia. Además, les diría que lean mucho, porque eso me ayuda a ampliar el vocabulario e imaginar cosas nuevas, atravesar otros mundos.
- T: ¿Intentás transmitir algún mensaje con tus textos?
- CB: Sí, intento tocar temas que veo que ocurren con frecuencia en mi entorno y encuadrarlos en un contexto atrapante y divertido. Además, me gusta poder ayudar de alguna manera a los lectores y que se sientan identificados. Cuando alguien me hace un comentario sobre lo que escribo, siento conocer una parte de esa persona y que ellos me conocen a mí a través de la historia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico