Con trabajo en red se busca dar vida a los espacios públicos del barrio Máximo Abásolo

La escalera que une a la zona central del barrio y la zona de quintas se lleno de color en la primera etapa de un proyecto que pretende avanzar en un espacio aeróbico para el barrio.

Desde hace dos años atrás instituciones educativas, sociales y sanitarias del barrio Máximo Abásolo se aglutinan alrededor de la red "Somos Uno" con la intención de fortalecer el tejido social dando respuesta inmediata a la demanda de los vecinos a través del trabajo articulado. La red promueve el trabajo con los vecinos con la intención de afianzar lazos y el sentido de pertenencia con la barriada y cada uno de sus espacios.

Este año, la salud es el eje de trabajo que motivó varias actividades, la última de ellas giro en torno a la enorme escalera que une la zona céntrica del barrio Máximo Abásolo con la zona de quintas del mismo barrio.

escalera2


"Esta vez nos unimos para trabajar por una escalera saludable, tiene 124 escalones y 6 descansos". La vieja escalera con la incorporación de cartelería como cualquier otro espacio aeróbico le permitirá a los vecinos que puedan saber cuántas calorías se pierden con cada tramo recorrido, explicó el presidente del Centro de Promoción Barrial del barrio Máximo Abásolo, Martín Mandarini en diálogo con El Patagónico.

La primera etapa de trabajo de la cartelería incluyó la limpieza de la zona, y la pintura en escalones y barandas. "El trabajo nos demandó tres días y lo más lindo es que contamos con la colaboración de los chicos del barrio que se levantaron temprano para ayudarnos, creemos que esto es lo más importante porque siempre trabajamos para afianzar el sentido de pertenencia en el barrio, es básico si los chicos lo hacen los chicos lo cuidan", indicó Madarini.

Escalera3


El trabajo en red que sirvió en esta oportunidad para darle color a un espacio que se recorre a diario por vecinos en la zona, es empleado en otras oportunidades para dar respuesta inmediata a situaciones de vulnerabilidad que aparecen en cualquiera de las instituciones que participan en la red: "Somos Uno".

En el caso de la escalera saludable se espera continuar con la segunda etapa, a fines de noviembre y con apoyo de la Universidad de la Patagonia San Juan Bosco. Además, de la cartelería "queremos hacer murales en cada descanso, con ideas de los propios chicos, diseños que luego ellos mismos podrán plasmar".

Escalera7.jpg


La primera etapa contó con la activa participación de el jardín 465, jardín Juanito Bosco, Centro de Salud, Oficina de Derechos Humanos, Promeba, Secretaría de Desarrollo Humano, Centro de Promoción Barrial, la Iglesia Evangelista Asamblea de Dios, Habitat e Infraestructura del municipio local.

El barrio tiene otras demandas que atender que esperan ser objetivos resueltos para el próximo año como la recuperación o creación de nuevos espacios verdes que sirvan para los chicos y adolescentes de la zona.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico