Con un homenaje a Madeira Calico, Km 5 celebró su 111° aniversario

La zona empezó a urbanizarse el 15 de febrero de 1906 al abrirse un camino desde el centro de Comodoro Rivadavia hasta el naciente sector. Desde entonces es la fecha de celebración del aniversario del barrio Presidente Ortíz, que año a año inicia los festejos del cumpleaños de esta ciudad.

Ayer no fue la excepción para un barrio en esfuerzo permanente por mantener la memoria de sus pioneros y retazos de su historia, tanto a través de la Asociación de Rescate Detrás del Puente, como desde la vecinal y sus instituciones. El homenaje en este 111° cumpleaños fue para el escultor José Manuel Madeira Calico, vecino del barrio durante varias décadas que falleció en mayo último.
Sus hijas Patricia, Cristina y Marta participaron del acto y la primera de ellas compartió unas palabras de semblanza del autor de particulares obras como la estatua en memoria del Padre Corti, o una serie de personajes de la tira Patoruzú, muchos de los cuales son parte de la muestra permanente del Centro Cultural.
La mujer compartió detalles de la vida del padre, desconocidos por muchos que solo saben de Calico a través de sus esculturas, como las memorias de niñez que iniciaban el día con un desayuno ya de mameluco azul y canciones silbadas al compás de la radio.
O la cría de chinchillas y palomas mensajeras por la que perteneció, por ejemplo, a la Asociación Colombófila. Esos perfiles de un portugués que además de ser un reconocido artista "fue el mejor papá".

SUEÑO POSTUMO
Algunos trabajos de Calico llegaron a subastarse en el exterior, aunque la gran mayoría de sus obras permanece como patrimonio en la ciudad. Su hija Patricia describió: "su mayor pasión siempre fue ser escultor, darle forma a la chatarra y crear sus obras mostrando mayormente nuestras tradiciones. Se sintió orgulloso de cada obra que hizo porque ponía todo de él al hacerlo".
"Nosotras vemos mucho más en cada pieza: su esfuerzo, horas que se hacían días de trabajo y trozos de metal tomando forma; en cada una de ellas está su esencia y pasión, y para los que pudieron conocerlo y apreciar lo que hacía, en ella está su sueño: hacer un Paseo Cultural acá en su barrio, y también que la escultura de Patoruzú que está en la esquina de su casa sea colocada en la rotonda. Sería el mayor homenaje hacerlo realidad" destacó.
El acto, encabezado por el vicepresidente de la Asociación Vecinal, Bernardo Ferlatti, la referente del CPV Claudina Vargas, integrantes de Detrás del Puente y otras instituciones, estuvo acompañado por el intendente Carlos Linares, su vice Juan Pablo Luque, concejales y funcionarios.
Reunidos en torno al mástil mayor del barrio, donde se homenajeó a pioneros y vecinos más antiguos, y el Grupo de Baile Aluen le puso color a la mañana, Ferletti tuvo a cargo las palabras de bienvenida bregando porque "este sea un acto que cambie un poco la historia; de recuperar las cosas que uno está perdiendo. Espero el apoyo de ustedes".
Linares recogió el guante al destacar que Presidente Ortiz es un barrio histórico con demandas "justas, que debemos ir cumpliendo y sobrellevando. En un momento muy complicado para el país, la provincia y el municipio, tenemos proyectos importantes. Seguramente este será un año de concreciones" dijo.
No obstante, enfatizó en la necesidad de agradecer en ese marco aniversario a los antiguos pobladores, "por haber hecho este gran Comodoro que hoy nos toca gobernar porque nada habría sido posible sin estos pioneros de la ciudad. En esta lucha diaria lo único que pedimos es el respeto Comodoro, su gente y su historia; y aunque algunos no lo vean correcto, nosotros vinimos a defender sin perjudicar; a escuchar y ser escuchados. Pido esa comprensión y el acompañamiento porque la lucha acá no es del intendente, sino de Comodoro y su gente", subrayó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico