Con una concurrida misa pública, pidieron justicia por Simón Saiegg

Los familiares y amigos del oficial Simón Saiegg se manifestaron el jueves mediante una misa en una plaza de Trelew para reclamar justicia por la "muerte dudosa" del oficial de la Policía de Chubut. El padre Andrés, a cargo la ceremonia religiosa, advirtió que "no se deben olvidar que si la justicia de los hombres falla, también existe la justicia de Dios".

El jueves se cumplieron dos meses del fatídico episodio en que el que el oficial Simón Saiegg (31), quien prestaba funciones hace varios años en Comodoro Rivadavia, sufrió quemaduras en el 70 por ciento de su cuerpo cuando se encontraba con la novia, el hermano de ésta y otra joven. A raíz de las graves lesiones, falleció seis días después.
La familia de la víctima está convencida de que la novia del oficial tuvo que ver en el incidente que derivó en la muerte. Hasta el momento la causa que lleva adelante la fiscal Cecilia Codina no se formalizó, dado que aguarda los resultados de una serie de pericias para deslindar responsabilidades.
En ese contexto se desarrolló una amplia convocatoria en la Plaza Independencia, en el centro de Trelew. La misa se efectuó a las 19, donde los compañeros de policías de Saiegg, amigos y familiares le rindieron homenaje y exigieron justicia.
Una de las hermanas del oficial, Angela Saiegg, expresó que "sabemos bien lo que sentimos al pensar que no volveremos a ver a Simón; que sólo nos quedarán los recuerdos más bellos de esa persona tan maravillosa, nuestro guerrero".
La mujer -también integrante de la fuerza- agregó que “confiamos en que Dios iluminará nuestro camino para llegar a la verdad que tanto ansiamos. Por supuesto, nada de eso nos quitará el dolor, pero al menos nos dejará una sensación de tranquilidad".
Asimismo, "estamos seguros de que aunando nuestras fuerzas, nuestro Dios escuchará nuestro clamor y muy pronto todos aquellos que actuaron tan mal; que causaron tanto sufrimiento; que destruyeron a una familia y devastaron a nuestros corazones, tendrán su pena".
Hay que recordar que Saiegg esa madrugada del domingo 14 de febrero estaba en la vivienda de la casa de su novia, María Luisa Santa Cruz --hija del corazón del comisario retirado Leonardo Bustos--, en la calle Código 2.411 al 1.200 de Kilómetro 8. Además, estaban el hermano de la joven, Marcos Bustos, y su novia.
Mientras la fiscal investiga si le arrojaron líquido combustible en el cuerpo a Saiegg, sus familiares insisten en que se trató de un ataque intencional y denunciaron que familiares de la novia limpiaron la casa para borrar evidencias.
Directamente le apuntaron al ex jefe de Policía de Chubut, Leonardo Bustos, a quien “escracharon” públicamente el 14 de marzo frente a la municipalidad de Comodoro Rivadavia, donde hoy presta servicios como asesor de Seguridad. Aquel lunes hubo una marcha por las calles de esta ciudad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico