Con una marcha por el centro reclamaron justicia por el ciclista que murió atropellado

Un centenar de personas se manifestaron ayer para reclamar justicia por la muerte de Eduardo Leguizamón, quien el 11 de mayo fue embestido por un vehículo y abandonado. Su esposa Ana Toro denunció que el imputado Luis Alberto Moreno "está conduciendo", pese a tener esa restricción. También exigió que se trate el artículo 84 del Código Penal en el Senado de la Nación para que los condenados por homicidio culposo vayan presos.

La viuda del ciclista Eduardo Leguizamón (53), encabezó ayer una marcha por las calles céntricas al cumplirse un mes del accidente donde perdió la vida, ocurrido sobre la ruta Provincial 39, entre Ciudadela y Diadema.
El hombre que trabajaba en el petróleo y que había salido a practicar deportes transitaba el miércoles 11 de mayo, entre las 19:30 y 20:30, por la banquina de la ruta cuando su bicicleta fue impactada en la parte trasera por una camioneta. La víctima quedó tirada en la banquina con una hemorragia cerebral que le provocó la muerte.
Por el accidente se encuentra procesado Luis Alberto Moreno, perito en accidentología y director de un área municipal, quien se presentó en la Comisaría Mosconi a las 22:15 de ese miércoles. Su pickup Ford Ranger presentaba abolladuras. La justicia lo imputó por el delito de homicidio culposo y luego recuperó la libertad. Se investiga si el conductor se bajó pero no auxilió a la víctima.
Amigos de Leguizamón, habitantes de Diadema y familiares de Ana Toro se convocaron ayer a las 11 en la plaza de la Escuela 83 con una bandera que decía: "ciclista atropellado y abandonado. Justicia por Eduardo. Asesino suelto". Los manifestantes caminaron por San Martín hasta Güemes, y regresaron por Rivadavia al punto de partida.
En diálogo con El Patagónico, su esposa comentó: "a un mes de su fallecimiento decidimos hacer esta marcha de justicia pacífica porque queremos que se condene este hecho que ha pasado. No queremos la probation, queremos condena en la cárcel".
Los manifestantes también recordaron que la marcha coincidía con que el viernes se celebró el "Día de la Seguridad Vial en la Argentina". En ese sentido, repartieron un escrito de la Asociación Madres del Dolor que lucha por la modificación del artículo 84 del Código Penal sobre las condenas en accidentes de tránsito en el país.
El 11 de junio de 2015 esa reforma se aprobó en la Cámara de Diputados y consiguió media sanción. Aún resta el visto bueno de los senadores y a fin de año perdería estado parlamentario si no se trata, recalcaron los manifestantes. Se busca condena firme para quienes "atropellan, matan y huyen", apuntó la esposa de Leguizamón.
"Partimos de que no hay una prisión preventiva, tampoco no se les quita el carnet de conducir. El ciento por ciento de esas personas, porque a diario suceden estos tipos de accidentes, están sueltas. Creo que es momento que se revea esa ley", analizó.
Respecto al imputado por la muerte de su marido, denunció: "hoy en día este sujeto está conduciendo, ni siquiera por respeto al dolor familiar, vivimos en el mismo barrio", cuestionó Toro.
Agregó: "para mí es muy simple, es un asesinato. A mi esposo lo encontraron muerto, o sea nadie lo asistió. Para mí no hay nada que justifique el hecho porque a cualquiera le puede pasar, pero de ahí a la actitud de abandonar. Imaginate si nosotros tenemos un señor perito en accidentología y que actúa de esa manera ¿en manos de quiénes estamos, Dios mío?, interrogó.
"Queremos justicia, que no pase como otros casos más. No hay ninguna pena, condena ni siquiera rehabilitación. Entonces paremos esto, basta de familias destruidas", lamentó.
Ana y Eduardo tienen dos hijas, de 13 y 19 años, quienes "están muy mal. Esto hay que afrontarlo, no hay que cesar de pedir que se cambie esta ley y de pedir justicia", sentenció.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico