Con una masiva presencia de público se realizó la XXXII Fiesta de la Esquila

"El oficio hoy se expresa en la vocación que tienen los ruralistas y los ovejeros, en hacer inversiones en planes de manejo de campos, en campañas contra la desertificación, en control de las aguadas del recurso agua que es muy crítico; o en la incorporación de nuevas tecnologías para inseminación artificial o en genética", destacó el ministro de Hidrocarburos, Sergio Bohe, que asistió a la fiesta en representación del Gobierno provincial.

"Un hecho cultural, laboral e identitario del ser chubutano". Con esas palabras el ministro provincial de Hidrocarburos, Sergio Bohe, caracterizó a la Fiesta Nacional de la Esquila de Río Mayo, que año a año reúne a productores, artesanos y personas relacionadas con un oficio tan histórico y significativo.
En el Museo Galpón de Esquila "Valerio Caruso Bestil" y junto a las autoridades locales, acompañaron esta fiesta popular en representación del gobierno que conduce Mario Das Neves; el ministro de Hidrocarburos Sergio Bohe y el equipo de profesionales que integra su área; el secretario de Trabajo, Marcial Paz; el subsecretario de Control y Regulación Ambiental, Ricardo Murcia y el subsecretario de Gobierno, Alejandro Apphesberho.
Entre los distintos atractivos con los que contó la celebración se destacaron: la gran concentración y el tradicional desfile gaucho; numerosos stand de comidas típicas; la elección de las Reinas del Vellón y la Nacional de la Esquila; las finales por los concursos de esquila; presentaciones de escuelas de danzas folclóricas (Peumayén) y shows musicales, con la actuación en vivo del reconocido grupo "Los Caligaris"; carreras de rienda, jineteadas en tres categorías y la gran monta especial, a cargo el experimentado jinete, Don Juan Mansilla de Sarmiento Versus.
Sobre la fiesta realizada en Río Mayo entre el viernes y el domingo, Bohe destacó "el acompañamiento y la participación de numerosas autoridades provinciales" y la calificó como una "parte fundante de la identidad de la región patagónica y fundamentalmente, de la provincia de Chubut."
Esta celebración de proyección nacional, "conforma un porcentaje de la cultura poblacional y laboral de la región, representada en las comparsas de esquila y un conjunto de actividades que involucran la cría, con sus peladuros de invierno, la bañada y la pelada de ojos, que determina llegar al momento tan esperado durante el año que es la esquila. Sin dudas, un arte y una técnica que se traduce en una actividad laboral y cultural destacada para nuestra provincia", afirmó el funcionario provincial.
Asimismo, Bohe ponderó su relevancia en términos de lo que representa por ser el "stock lanero más importante del país, cuyo epicentro y cabecera natural e histórica "es la localidad de Gregorio Mayo, enclavada en un paisaje y en una posición de unión con la hermana Nación de Chile, y zona central de este desarrollo, a lo largo de la región patagónica sur".
Del mismo modo, el ministro resaltó la contribución que ha tenido la actividad lanera al desarrollo industrial de la provincia, tanto con los lavaderos como con la peinadura de lana, que fueron importantes históricamente, con más de 100 años de tradición lanera y ovejera en Chubut y en la región patagónica.
"Esta actividad vino capeando la crisis de precios, la crisis climática, la tras nacionalización de la tierras o del abandono del duro oficio ovejero, porque mucha gente iba al confort ya sea por salud o por vivienda y por suerte esto se empezó a revertir en los últimos 20 años", manifestó.
"El oficio hoy se expresa en la vocación que tienen los ruralistas y los ovejeros, en hacer inversiones en planes de manejo de campos, en campañas contra la desertificación, en control de las aguadas del recurso agua que es muy crítico; o en la incorporación de nuevas tecnologías para inseminación artificial o en genética", explicó Bohe acerca de la trascendente tarea que conlleva la esquila.
"Estas son algunas de las contribuciones más importantes que ha hecho la actividad y que marca este acompañamiento todos los años, para erigirse en un hecho industrial, cultural, laboral e identitario del ser chubutano", indicó.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico