Condenaron a los tres dominicanos por robo doblemente agravado

El tribunal que preside el juez penal, Miguel Ángel Caviglia, y se completa con la vocalía de Mariel Suárez y Alejandro Soñis, dio a conocer ayer la parte resolutiva de la sentencia a la que se arribó tras la consumación del juicio oral y público al que fueron sometidos Yariel Carlos Roselio De Aza (24), Daniel Geudi Giménez Torres (35) y Fillol Marlon Ventura (45), quienes fueron acusados por robo doblemente agravado y, con la única excepción del último de los citados, los demás llegaron a esta instancia cumpliendo prisión preventiva.

La semana pasada el fiscal general, Adrián Cabral, pidió que los tres fueran declarados coautores del delito de robo doblemente agravado por ser cometido con el uso de arma de fuego por el carácter grave de las lesiones sufridas por la víctima, sumándole el concurso de tenencia de arma de fuego para De Aza y Giménez Torres.
En la ocasión de los alegatos, las defensoras públicas María de los Ángeles Garro y Viviana Barillari pidieron que la calificación sea la de tentativa de robo agravado porque entendieron que no tuvieron el tiempo suficiente para apoderarse del objeto sustraído, mientras que el defensor Alejandro Fuentes -quien asistió a Ventura- solicitó su absolución por el beneficio de la duda.

TESTIMONIOS Y DUDAS

Ayer el tribunal se expidió al respecto y, por mayoría, los jueces Caviglia y Soñis resolvieron condenar a los tres acusados por el delito de robo doblemente agravado, en calidad de coautores para De Aza y Giménez Torres, y de partícipe necesario para Ventura, quien hizo de conductor del auto en el que también viajaba Santalicia Ana García Gómez (33), con un bebé en brazos.
En el debate se acreditó la participación de los tres acusados en el hecho y para ello se tuvo en cuenta la declaración de la víctima y la testimonial de los dos testigos presenciales, como así también la testimonial de la madre y los médicos que lo atendieron.
"Entendemos que el delito quedó consumado en virtud del tiempo transcurrido hasta que fueron detenidos a unos 4 o 5 kilómetros del lugar del hecho y por policías de otra jurisdicción. Además, el chip del teléfono nunca fue recuperado por la víctima”, se resaltó.
En relación a la portación del arma de Giménez Torres, la misma quedó subsumida en el delito más grave que es el robo con armas. En tanto, la tenencia de arma de fuego que se le atribuyó a De Aza el tribunal entendió que la Fiscalía no logró probarla, toda vez que el arma fue hallada debajo del asiento del conductor. Por ello, los dos resultaron absueltos en cuanto a los delitos de portación y tenencia de arma.
En minoría, en tanto, la juez Mariel Suárez sostuvo que no se pudo superar la duda respecto a Ventura, para quien consideró que debe ser absuelto.
Hay que recordar que el hecho ocurrió el martes 27 de setiembre del año pasado en el barrio Gobernador Fontana, en Kilómetro 8 a las 19:30 cuando la víctima, de 25 años, regresaba de su lugar de trabajo y se dirigía a su domicilio. Lo hacía por la calle Calixto Melzi, casi Comodoro Rivadavia, lugar en donde fue abordado por dos individuos que descendieron de un Ford Fiesta color dorado (dominio FKU 915).
Los delincuentes le cubrieron el rostro con una capucha y le asestaron dos culatazos sobre su cabeza. Al resistirse, le efectuaron un disparo en el brazo izquierdo que le provocó una fractura expuesta. Lo despojaron de su teléfono celular y escaparon en el automóvil que conducía Ventura.
Al menos cinco testigos aportaron características del rodado, el cual fue visto en la rotonda de las rutas 3 y 39 por policías de Próspero Palazzo. A 800 metros de la rotonda el coche fue interceptado por un patrullero y sus ocupantes reducidos. Allí se secuestró un revólver y al día siguiente, con la autorización para requisar el auto, la policía encontró una pistola con la que habría sido herido el damnificado. Se estima que fue con esta que se produjo la agresión porque en el lugar los vecinos encontraron una vaina.
De Aza y Giménez Torres fueron acusados por robo agravado por el uso de arma de fuego, en calidad de coautores, mientras que Ventura fue imputado partícipe necesario. La mujer no fue imputada.
Los imputados quedaron detenidos con prisión preventiva y el 28 de diciembre Ventura obtuvo la libertad con restricciones, condición que se mantiene hasta que finalice el debate.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico