Condenaron con penas de hasta seis años a los procesados por la cocaína enterrada en el Faro

El Tribunal Oral Federal de Comodoro Rivadavia dictó sentencia en torno a la causa que juzgó la responsabilidad de diez personas procesadas por tenencia de estupefacientes con fines de comercialización, comercialización de estupefacientes y tenencia simple. Ello, en torno a los 8 kilos de cocaína que fueron enterrados en el Faro San Jorge. Las condenas recayeron en cinco de ellos, cuyas penas van desde los 4 a los 6 años de prisión, agregándose multas en cada caso.

El juicio oral y público por los 8 kilos de cocaína que fueron hallados enterrados en cercanías del Faro San Jorge concluyó con la sentencia condenatoria dictada por el Tribunal Oral Federal de Comodoro Rivadavia, el cual fue presidido por la juez Nora Cabrera de Monella e integrado por sus pares, Enrique Jorge Guanziroli y Pedro José de Diego, bajo la secretaría de Marta Gutiérrez.
En calidad de procesados, a juicio llegaron Guido Adrián Ñancupel Uribe, Cristian Fabián Allende, Pablo Damián Schlebuch, Marcos Luis Gallardo, Mario Gabriel Silveira, Gustavo Jorge Currulef, Marcos Israel Fernández y Julio Benedicto Gallardo por el delito de comercialización de estupefacientes, mientras que Luis Alejandro Alvarez y Yolanda Miriam Bernal se los procesó por tenencia simple de estupefacientes.

LA INVESTIGACION
La causa se inició el 24 de setiembre de 2012 a partir de un dato que aportó un anónimo que pidió no ser identificado por temor a represalias. En esa ocasión informó que Schlebuch estaba "vendiendo merca" en la su casa de Laferrere e Ituzaingó, droga que se la proveía Ñancupel Uribe.
Allí comenzaron los seguimientos y vigilancias. La Brigada solicitó órdenes para intervenir teléfonos y estas fueron extendiéndose a medida que se agrandaba el círculo de sospechosos.
El 27 de junio de 2013 se produjo una de los acontecimientos más relevantes para la causa: la Policía pudo documentar el momento en que Ñancupel Uribe y Ayende escondía 800 tizas detrás de una gran mata que estaba cerca de un cartel que decía SM-1, en proximidades del Faro San Jorge.
Al día siguiente se libraron las órdenes de allanamiento que se realizaron de manera simultánea en los domicilios de los sospechosos y en los lugares que frecuentaban.
Tras el debate –que contó con la cobertura exclusiva de El Patagónico– el tribunal deliberó y resolvió condenar a Guido Adrián Ñancupel Uribe como coautor del delito de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización a la pena de 6 años de prisión de efectivo cumplimiento y 6.000 pesos de multa. A este además se lo declaró reincidente.
El otro procesados que fue condenado con la misma calificación jurídica resultó ser Cristian Fabián Allende, quien recibió una pena de 5 años de prisión de efectivo cumplimiento y multa de 6.000 pesos; también fue condenado Pablo Damián Schlebuch, aunque en su caso la calificación fue la de autor de tenencia de estupefaciente con fines de comercialización y la pena que recibió fue de 4 años de prisión efectiva y multa de 4.000 pesos.
Por su parte Mario Gabriel Silveria también fue condenado como autor de tenencia con fines a la pena de 4 años de prisión efectiva y 4.000 pesos de multa; al igual que Marcos Luis Gallardo fue condenado a 4 años de prisión efectiva y multa de 4.000 pesos, mientras que en su caso se declaró la reincidencia por tercera vez.
SIN CASTIGO AL CONSUMO
Uno de los puntos a destacar de la sentencia recientemente emitida tiene que ver con la declaración de inconstitucionalidad de la segunda parte del artículo 14 de la ley 23.737. En él se reprime con penas de un mes a dos años de prisión cuando, por su escasa cantidad y demás circunstancias, surgiere inequívocamente que la tenencia de estupefacientes es para uso personal.
El tribunal, además, absolvió a Gustavo Jorge Currulef por falta de acusación fiscal, mientras que también absolvió a Yolanda Mirian Bernal, Marcos Israel Ferández, Julio Benedicto Gallardo y Luis Alejandro Alvarez.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico