Conducía ebrio y con una pistola en la cintura

El juez Sergio Pineda formalizó ayer la apertura de la investigación contra Roberto Soto, quien fue detenido el domingo cuando conducía su vehículo por las calles de Rawson en estado de ebriedad.

El hombre además estaba armado. Sin embargo, solo fue imputado y luego recuperó la libertad.
El episodio se registró durante la madrugada del domingo en momentos en que Soto conducía su Chevrolet Corsa por el barrio Luis Vernet de la ciudad capital. Según la investigación, vecinos alertaron a la policía de la presencia del sujeto alcoholizado.
En el momento en que el automovilista fue requisado, los uniformados hallaron entre sus ropas una pistola 9 mm, marca Browning. Por ello, fue trasladado a la dependencia y en horas de la tarde Soto debió ser hospitalizado por la descompostura generada por el consumo de alcohol.
La funcionaria de Fiscalía, Patricia Cárcamo, no pidió durante la audiencia medidas coercitivas contra Soto. En cambio, el abogado defensor Damián D’Antonio puso en duda el procedimiento policial, resaltando que su cliente no recordaba nada acerca del momento de su detención.
Tampoco tenía conocimiento de la existencia del arma ni recordaba tener posesión de la misma. El defensor consideró “extrañas” las circunstancias de la detención y la presencia del arma en su poder.
Escuchadas las partes, el magistrado dispuso la apertura de la investigación, imputó a Soto por el delito de portación ilegal de arma de fuego y después le concedió la libertad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico