Confirmaron las condenas de Soto y Serrano por el crimen de Anahí Copa

La sentencia condenatoria contra Diego Serrano y Rodrigo Soto, quienes fueron condenados por el homicidio de Anahí Tamara Copa, fue confirmada en segunda instancia por la Cámara Penal tras la impugnación presentada por los defensores. Ayer el tribunal de alzada mantuvo la pena de 13 años para Soto y readecuó la de Serrano, que de 12 años quedó en 11.
El tribunal de la Cámara Penal de Comodoro Rivadavia, integrado por los jueces Daniel Pintos, Guillermo Müller y Martín Montenovo, dio a conocer ayer el veredicto de la impugnación de sentencia que presentaron los defensores de Diego Serrano y Rodrigo Soto, quienes fueron condenados como coautores del homicidio de Anahí Tamara Copa a las penas de 12 y 13 años, de manera respectiva.
La audiencia se llevó a cabo la semana pasada, ocasión en la que el Ministerio Público Fiscal estuvo representado por la fiscal general, Camila Banfi, mientras que Soto fue asistido por el defensor particular, Alejandro Fuentes, y Serrano por la defensora pública, Viviana Barillari.
En ese marco las partes hicieron sus respectivos planteos y los impugnantes detallaron los agravios, al tiempo que la acusadora pública reclamó que se confirmara la sentencia en todos sus términos.
Ayer, el tribunal leyó la parte resolutiva de la sentencia mediante la cual resolvió confirmarla. En el caso de Soto lo ubicó como autor material del delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y coincidió con la pena de 13 años que impuso el tribunal de grado tras el debate. Para Serrano se confirmó de manera parcial, readecuándose la calificación como partícipe primario y la pena de 12 años se modificó a 11.
Hay que recordar que el homicidio de Copa –vecina de la familia Nieves- ocurrió a la 1:40 del 8 de diciembre de año pasado en el barrio Quirno Costa. En el juicio, un testigo clave contó que salió de su casa a cerrar el portón y en ese momento observó el VW Gol blanco de Rodrigo Soto. A este último lo ubicó en el lugar del acompañante, mientras que sobre Diego Serrano dijo que iba manejando el auto.
"Soto sacó la mitad del cuerpo por la ventanilla y comenzó a disparar. Yo me tiré al piso y parecía que los tiros iban hacia mi casa. Fueron varios disparos, cinco por lo menos. Después llegó la policía y fue para la casa de Copa", sostuvo.
La víctima estaba acostada amamantando a su bebé. El disparo mortal, dirigido a casa de los Nieves, le ingresó a su vecina por la espalda y le salió por el pecho izquierdo, del cual estaba prendida la criatura. La bala le rozó la carita al bebé y le dejó una marca que llevará por el resto de su vida.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico