Conmoción en Bolivia por el crimen de un viceministro: Evo hablo de "conspiración"

El jefe de Estado aseguró que el diálogo siempre estuvo abierto, en todo momento, y negó que se haya instruido a la Policía portar armas letales para trasladarse a los puntos de bloqueo con el objetivo de despejar las vías tomadas, por lo que señaló que "sospechosamente hubo muertes".

El presidente de Bolivia, Evo Morales, afirmó que el asesinato del viceministro de Régimen Interior, Rodolfo Illanes, por grupos de mineros, es "imperdonable" y decretó un duelo nacional de tres días sin suspensión de actividades.
"El fallecimiento del hermano viceministro Illanes duele mucho, porque es una actitud tan cobarde. (Lo) secuestran, torturan y lo matan", dijo Morales y agregó que lo sucedido es "imperdonable" al realizar una declaración a los medios en el Palacio de Gobierno.
El conflicto minero en Bolivia se agravó con el asesinato del viceministro de Régimen Interior, Rodolfo Illanes, y la denuncia de los manifestantes de una tercera muerte entre sus filas en los enfrentamientos con la Policía.
El ministro boliviano de Gobierno (Interior), Carlos Romero, confirmó que Illanes fue "cobarde y brutalmente asesinado" cuando estaba secuestrado por mineros.
"Estamos desarrollando las diligencias necesarias para que nos entreguen el cuerpo inerte del doctor Illanes. Tenemos un profundo dolor y nos solidarizamos con el dolor de la familia", dijo Romero en una declaración a los medios en el Palacio de Gobierno.
Evo Morales aseguró que enfrenta una "conspiración" de parte de los cooperativistas mineros.
Morales calificó a Illanes de "héroe defensor de los recursos naturales" y lamentó la "actitud tan cobarde" de los cooperativistas, mientras el procurador general del Estado, Héctor Arce, dijo que a los asesinos del funcionario les espera una condena de 30 años de cárcel, porque el Gobierno no dejará en la impunidad ese crimen.
Aunque las protestas no cedieron y hasta se tensaron más con la muerte de tres manifestantes -el gobierno solo reconoce dos- y el crimen de Illanes, el Ejecutivo se anotó un pequeño éxito con la liberación de dos policías que estaba secuestrados por cooperativistas en el pueblo de Kami, Cochabamba, desde hacía dos días.

"SOSPECHOSAS
MUERTES"
Morales, tras una reunión de gabinete de la que participaron también los presidentes de las cámaras legislativas, denunció que detrás de la movilización de los cooperativistas hay una conspiración, al deslizar que algunos dirigentes apoyan a la derecha y en otros casos empresarios mineros se hacen pasar por representantes del sector para defender la capitalización, en sintonía con la oposición boliviana.
El jefe de Estado aseguró que el diálogo siempre estuvo abierto, en todo momento, y negó que se haya instruido a la Policía portar armas letales para trasladarse a los puntos de bloqueo con el objetivo de despejar las vías tomadas, por lo que señaló que "sospechosamente hubo muertes".
Los mineros rechazan la norma que estimula la formación de sindicatos en las cooperativas porque la consideran perjudicial para el funcionamiento de ese tipo de organizaciones.
Según medios locales, los mineros comenzaron a suspender ayer los bloqueos que realizaban en rutas del oeste y el centro del país.
En los cruces de declaraciones se conoció que un dirigente minero hizo amenazas públicas contra la vida de Illanes, según un audio que difundió la radio Erbol.
El presidente de la Cooperativa 20 de Octubre de la mina Siglo XX de Potosí, Josué Caricari, hizo varias amenazas sobre Illanes si se producían nuevos operativos policiales contra los bloqueos. "Está el viceministro con nosotros, (si) pasa algo, al primero que vamos hacer... tenemos dos cajones (ataúdes); van a ser los dos que van en los cajones. Hay un policía más que está detenido", dijo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico