Conocé más sobre el botox

Es uno de los tratamientos más usados borrar las huellas del paso del tiempo en la piel. Enteráte cuáles son sus beneficios y contraindicaciones.

La toxina botulínica del tipo A (de los siete tipos existentes), también llamada botulina o bótox, es una neurotoxina producida por una bacteria. La primera vez que se aplicó en el ámbito de la medicina fue a finales de los años 70 para tratar el estrabismo. Desde entonces, cada vez son más numerosas no sólo sus aplicaciones terapéuticas, sino también sus recurridos usos en procedimientos estéticos.

Ello se debe a que, entre otras propiedades, el bótox posee la capacidad de paralizar la musculatura. Esto hace que se emplee para el tratamiento de diferentes enfermedades aunque su uso más extendido, y por el que se dio a conocer popularmente, es por su empleo en el sector cosmético para la corrección de las arrugas faciales.
Aunque se trata de un derivado de la toxina que produce el botulismo –enfermedad que provoca parálisis muscular progresiva, que puede causar la muerte cuando afecta a la actividad pulmonar y cuyas manifestaciones son náuseas, vómitos y sequedad de boca– la dosis empleada tanto en el ámbito médico como en el de la estética no resulta tóxica para las personas. Aun así, es fundamental ponerse en manos de un profesional acreditado siempre que se recurra a este tipo de procesos.
En los ojos
El tratamiento reduce o elimina las patas de gallo y otras arrugas formadas alrededor de los ojos en forma efectiva.
En cejas/frente
Atenuar los surcos profundos y persistentes del entrecejo es también un beneficio ampliamente reconocido del tratamiento con botox para mujeres y hombres.
En contorno mandibular
Recientemente, los médicos descubrieron un nuevo beneficio de botox: los pacientes con músculos maseteros (músculos de la mandíbula que se usan para masticar) demasiado grandes se puede tratar con inyecciones de toxina botulínica.

Fuente:


Las Más Leídas del Patagónico