Continúa sin esclarecerse quiénes fueron los autores de las agresiones a Angélica Catrihual y Stella Jaramillo

Dos mujeres que se desempeñan como comerciantes sufrieron graves lesiones con arma blanca al ser víctima de robos. El 25 de julio Angélica Catrihual recibió un puntazo debajo de la axila izquierda y los médicos lograron salvarle la vida. Un mes después, Stella Jaramillo, atendía su comercio y fue lesionada en el tórax y en una mano. Ambos casos carecen hasta ahora de detenidos o imputados.

Dos causas que aún permanecen pendientes para la justicia son los ataques a Angélica Catrihual y Stella Jaramillo, los cuales ocurrieron con un mes de diferencia. Ambas fueron agredidas con armas blancas en medio de asaltos y todavía se recuperan de las graves lesiones mientras los autores continúan caminando impunes por las calles ya que se desconoce sus identidades.
Angélica Catrihual se desempeña como comerciante en el propio comercio familiar de la avenida Rivadavia en que hace casi seis años a su padre lo mataron de un balazo. Ese homicidio quedó sin resolver y la causa cajoneada.
La mujer se recupera de las heridas que le afectaron tendones y nervios del brazo izquierdo después del intento de asalto que sufrió el 25 de julio a la madrugada en el exterior de la vivienda de su madre, cuando se disponía a abordar su automóvil.
La movilidad de su brazo luego de la lesión es de sólo un 60 por ciento. "Ya no tengo la fuerza de antes y con el frío se me tuercen los dedos", contó a El Patagónico. La rehabilitación con ejercicios físicos le ha permitido recuperar algo de movilidad y dentro de seis meses deberá someterse a otra cirugía.
Mientras el tiempo transcurre la comerciante espera que la justicia avance con la investigación que tenía identificado a un sospechoso. Según pudo saber ella, el presunto autor acumula varias causas, pero tampoco fue detenido ni citado por quienes tienen la función de impartir justicia en una causa penal.
Por el momento la investigación sigue abierta, aunque sin novedades. Hay que recordar que el ataque a Angélica está enmarcado en el delito de homicidio en grado de tentativa.
Esa madrugada del lunes 25 de julio la mujer, de 41 años, fue abordada por un individuo cuando se iba de la casa de su madre, en Aníbal Forcada al 500 del barrio Pueyrredón. Se subió a su el vehículo Renault Scenic y cuando arrancó el motor del auto el agresor le abrió la puerta y directamente recibió un puntazo debajo de la axila izquierda.
La agresión se produjo ante la presencia de su hija de 4 años que estaba en el asiento trasero. El delincuente le habría intentado robar el auto. Catrihual permaneció varias semanas internadas con riesgo vital hasta que recibió el alta médica.
En ese sentido, agradeció a los psicólogos del Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito (SAVD) que la contuvieron a ella y sus hijos, y también a los profesionales que le realizan rehabilitación en el brazo afectado.

OTRA VICTIMA
SIN RESPUESTA
Un ataque de características similares tuvo como víctima a Stella Jaramillo, una comerciante que posee un locutorio en la avenida Portugal 369, entre Sargento Ramírez y Colonos Galeses del barrio Roca.
Eran las 11 del miércoles 24 de agosto cuando la mujer, de 39 años, atendía el local que alquilaba hacía seis meses. Apareció un solitario delincuente y la amenazó con un arma blanca para exigirle dinero y su teléfono celular. La víctima se resistió y recibió dos puñaladas, una en la mano izquierda y otra a la altura del pecho.
Jaramillo quedó tendida en la vereda del negocio y perdía abundante sangre. Los gritos de la mujer se escucharon en toda la cuadra, y los primeros en salir a auxiliarla fueron sus vecinos mientras desde la veterinaria Roca, llegaron con gasas y compresas para parar el sangrado hasta la llegada de una ambulancia.
Luego de 50 minutos asistieron los médicos del Hospital Regional para estabilizarla y trasladarla. Más tarde se confirmó que estaba fuera de peligro.
El asaltante, según se pudo ver luego en una de las cámaras de seguridad de la cuadra, primero esperó escondido detrás de una camioneta de reparto que se había estacionado en la calle frente a una rotisería.
Al ver el momento oportuno, el delincuente ingresó al kiosco y asaltó a la mujer. Según escucharon los vecinos, el ladrón pedía una caja fuerte y se alzó con dinero de la recaudación que a esa hora era muy poco. En los videos se lo observa escapar por la vereda de Portugal hacia Galeses. En la huida perdió parte de los billetes y una mujer que caminaba atrás los fue recogiendo y guardándoselos.
Ese locutorio ya había sido asaltado el 11 de marzo de este año por un individuo armado. Ya el 6 de noviembre de 2010, en otro violento asalto en el lugar, la víctima fue Sergio Aballar, quien recibió un disparo y quedó cuadripléjico. El autor de ese delito, Leonardo Tascón, hace poco tiempo terminó de cumplir la condena de 8 años de prisión y luego de estar involucrado en otros robos cumple prisión preventiva.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico