Continúan las medidas de fuerza en Lufkin

Lo confirmó esta mañana a El Patagónico, el delegado Juan Linares. Los trabajadores mantienen el bloqueo en el ingreso a la planta que se encuentra en el barrio Industrial a la espera de que se dicte la conciliación.

El despido de tres antiguos operarios fue la gota que rebalsó el vaso para los empleados de Lufkin Argentina, compañía que en Comodoro Rivadavia tiene la planta más grande de Sudamérica donde fabrican equipos bombeo que luego se montan en los diferentes yacimientos petroleros del país.

Desde ayer por la mañana, más de 80 trabajadores bloquearon el ingreso a la planta exigiendo la reincorporación de esos tres compañeros y la suspensión de 80 despidos que se ejecutarían en los próximos días.

El secretario general de la UOM, Carlos Laperchuk, mantuvo reuniones anoche en Rawson por esta situación y pese a que se evaluaba que allí se acordaría levantar la medida, no se logró destrabar el conflicto.

Esta mañana, el delegado Juan Linares, confirmó a El Patagónico que la medida de fuerza se mantiene a raíz de que “todavía no se dictó la conciliación obligatoria”. En tal sentido, indicó que en el encuentro de anoche se acordó mantener una serie de reuniones con autoridades de la empresa, sin embargo, “todavía no se acercaron”.

No obstante, adelantó que esperan que en el transcurso de la mañana se dicte la conciliación, caso contrario señaló que "endurecerán las medidas".

QUIEREN VACIAR LA EMPRESA

El conflicto en Lufkin comenzó el martes por la tarde, cuando alrededor de las 19 se decidió iniciar la medida de fuerza por el despido de esos tres trabajadores, nucleados en la Unión Obrera Metalúrgica (UOM). Así hasta cerca de las 23 una columna de humo negro, producto de la quema de neumáticos se podía observar en el Parque Industrial.

Ayer por la mañana, la medida de fuerza continuó, lo que motivó la llegada de autoridades de la Secretaría de Trabajo, quienes propusieron dictar la conciliación obligatoria al conflicto.

La respuesta de los trabajadores, representados por su delegado Hugo Mendoza, en principio fue negativa, ya que no querían esperar 30 días para encontrar una solución, y no estaban dispuestos a negociar si de despidos se trata.

Es que consideran que se pretende "vaciar la empresa. "Hace un mes hicieron un retiro voluntario medio mentiroso, más por presión que otra cosa, donde ya se fueron 47 compañeros. Ahora quieren 80 más, la están vaciando", denunció Mendoza al ser consultado por El Patagónico.

"Y los motivos que nos da la empresa son el tema de la crisis petrolera y todo lo que pasa a nivel mundial, pero sabemos que es una compaña muy grande, que pueden aguantar la crisis", consideró.

Las palabras del delegado parecen tener fundamentos. Es que según se supo hasta hace dos meses, la empresa tenía una planta de 200 empleados, divididos en tres turnos, funcionando las 24 horas. Sin embargo, en el último mes el horario se redujo con solo dos turnos. Y el temor ahora es que solo quede en funcionamiento uno.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico