"Controlar el descontrol"

Los encargados de las empresas dimensionaron que el viaje de egresados implica para ellos una gran responsabilidad porque llevan a un grupo de jóvenes que va a divertirse, por lo que siempre se toman una serie de prevenciones para que nadie resulte lastimado y la experiencia sea realmente gratificante para cada uno de ellos.
"Nosotros tenemos todos los recaudos tomados para que los chicos vivan una verdadera fiesta. Por ejemplo en el hotel donde se hospedan no permitimos que se realicen 'previas', como se les conoce. No se les permite ingresar con bebidas alcohólicas a los hoteles y en los boliches no se sirven tragos con alcohol", explicó Roberto Varas, encargado de Chaltén.
"Vamos a controlar el descontrol. Sabemos lo que implica un viaje de egresados, pero siempre contamos con un esfuerzo por parte de todos los colaboradores que hacen un buen trabajo y los chicos nunca se han portado mal. Son chicos que quieren pasarla bien y más allá de que siempre las emociones están a mil, nunca se generan mayores complicaciones porque saben que esta experiencia no se repite", sostuvo el responsable de Extremo Comodoro, Fabián De Angelis.
Otro punto en que coinciden los encargados de las empresas es que la actitud de los jóvenes ha ido cambiando con el paso de los años y ha generado que su carácter y su forma de ver las cosas sea diferente pero también mejor.
"Hace 10 años quizás era bien visto por los chicos aquel que rompía un vidrio o se emborrachaba hasta que no dé más. Hoy los chicos eso ya no lo toleran y si alguien realiza alguna actividad que no esté dentro de los parámetros normales de ellos, lo separan automáticamente. Hoy ellos mismos son los que dicen: 'che esto no lo hagas', o 'tené cuidado'. Esto es para celebrarlo porque quizás hace 10 años esto no lo hubiéramos imaginado y quiere decir que los chicos han crecido dentro de todos los problemas que nosotros creemos que pueden generar", manifestó Varas.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico