Convulsión por los violentos incidentes en Río Gallegos

Una violenta manifestación se produjo durante la madrugada de ayer en Río Gallegos cuando un grupo de ciudadanos intentó ingresar a la residencia de la gobernadora Alicia Kirchner, quien se hallaba reunida con la ex presidente Cristina Fernández. La infantería policial los dispersó con postas de goma y gases lacrimógenos y al menos tres personas tuvieron que ser trasladadas al Hospital Regional.

Caleta Olivia (agencia)

La violencia se desató alrededor de la una de la madrugada cuando varias personas quisieron forzar las rejas metálicas de la residencia ubicada en la céntrica esquina de las calles Alcorta y Piedra Buena.
Comenzaron a concentrarse frente a ese lugar luego de que alguien revelara a través de las redes sociales que la ex presidente de la Nación, Cristina Kirchner, había ido a visitar a la gobernadora, Alicia Kirchner.
Sucesivamente se fueron replicando mensajes de "autoconvocatoria" por telefonía celular y redes sociales, estimándose que antes de la medianoche ya habían llegado unos 200 manifestantes. De inmediato exhibieron pancartas y profirieron fuertes gritos de protesta por la demora en el pago de sueldos a estatales activos y pasivos, situación que, entre otros perjuicios, motiva que sea prácticamente nulo el dictado de clases en escuelas públicas. A ello se suman otros problemas, como el deficiente funcionamiento de la Caja de Servicios Sociales y además no están exentas las cuestiones políticas.
Los incidentes tuvieron tres episodios y por momentos numerosos manifestantes estuvieron frente a frente y desafiantes ante las fuerzas policiales fuertemente pertrechadas. En este contexto, no tardaron en desatarse violentos sucesos.
Al menos tres personas resultaron heridas o sufrieron deficiencias respiratorias a ser alcanzados por postas de goma y gases lacrimógenos, entre ellos el fotógrafo y jefe de prensa de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE), Jorge Riquelme, siendo posteriormente trasladados a la guardia del Hospital Regional.
Debido a estos graves sucesos, fueron llegando más manifestantes que permanecieron hasta cerca de las 3 de la madrugada, aunque la situación comenzó a calmarse de a poco y todos se fueron retirando.

"NOS DUELE LA PROVINCIA"

Horas más tarde -a media mañana-, dirigentes de gremios estatales que conforman la Mesa de Unidad Sindical (MUS) convocaron a una conferencia de prensa para repudiar lo que tildaron de "represión".
Las voces fueron muy críticas y a modo de ejemplo la secretaria de organización de ATE, Olga Reinoso, dijo que "más que las balas de goma, nos duele la provincia" y afirmó que es "desesperante" la situación que afrontan muchos estatales santacruceños que "todavía no cobraron sus salarios".
Por otra parte, abogó para que tanto el gobierno nacional como el provincial "se pongan a trabajar para que Santa Cruz pueda salir de esta crisis".
Por su parte, el secretario general del principal gremio docente (ADOSAC ), Pedro Cormack, dijo que lo sucedido en la madrugada de ayer fue "una salvaje represión ejercida por un gobierno que habla permanentemente de los Derechos Humanos, pero es absolutamente insensible".
Al promediar la tarde, tanto en Río Gallegos como en Caleta Olivia y en otras localidades de la provincia, hubo concentraciones y marchas de protesta por los violentos sucesos.
Además, los gremios estatales que están nucleados en la CTA Autónoma resolvieron un paro total de actividades para mañana.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico