Córdoba: enjuician a policías acusados de tener vínculos con el narcotráfico

Se trata de una causa que se inició en 2013 cuando tres comisarios, dos oficiales y dos suboficiales fueron separados de sus cargos y detenidos por su presunta vinculación con el narcotráfico, a partir de la denuncia de un "arrepentido" que está prófugo.

El juicio que se les sigue a siete ex miembros de la División Lucha contra el Narcotráfico de la Policía de Córdoba acusados de tener vínculos con la comercialización de drogas entrará hoy en su etapa final con los alegatos de las partes, informaron fuentes judiciales.
El debate está a cargo del Tribunal Oral en lo Federal (TOF) 2 cordobés, presidido por Hugo Vaca Narvaja e integrado por Daniel Herrera Piedrabuena y Mario Eugenio Garzón.
"El lunes y martes escucharemos los alegatos y tenemos la idea de dictar sentencia el 2 de mayo y dar los fundamentos el 10", explicó a Télam el juez Vaca Narvaja.
En el banquillo de los acusados se encuentran el ex titular de Lucha contra el Narcotráfico, comisario mayor Rafael Sosa; el comisario Gustavo González, el comisario Alfredo Seine, el sargento Fabián Peralta Dattoli, el oficial Franco Argüello, el cabo Mario Osorio y el oficial Cristian Ingas.
Según las fuentes, los imputados enfrentan cargos por "asociación ilícita, violación de los deberes de funcionario público, privación ilegítima de la libertad, violación de secretos, extorsión y falso testimonio".
La acusación está a cargo del fiscal Enrique Senestrari y el titular de la Unidad Fiscal de Litigio Oral Estratégico de la Procuradoría General de la Nación, Abel Córdoba.
Se trata de una causa que se inició en 2013, cuando estos policías fueron separados de sus cargos y detenidos por su presunta vinculación con el narcotráfico a partir de la denuncia como "arrepentido" que brindó ante la Justicia Juan Francisco "El Francés" Viarnes, actualmente prófugo por este caso.
Las fuentes recordaron que Viarnes fue dejado en libertad condicional luego de haber declarado ante el fiscal de la causa, Enrique Senestrari, pero en 2014 violó ese beneficio y desde entonces no pudo volver a ser localizado.
El juez Vaca Narvaja lamentó que Viarnes no esté sentado en el banquillo de los acusados porque fue "uno de los disparadores de la investigación", el que puso "en conocimiento de la Fiscalía todos estos temas".
"He mandado entre cinco y siete oficios, e incluso envié una comisión de la Policía de Seguridad Aeroportuaria a Pergamino porque decían que (Viarnes) estaba allí, y también envié un pedido a la Secretaría General de la Presidencia de la Nación y otro a la Secretaria de Seguridad para que intenten encontrar y capturar a este prófugo, lo que hasta ahora no sucedió, lo que me llama la atención", sostuvo el magistrado.
Vaca Narvaja agregó que Viarnes "es una persona de características muy particulares, que serán descriptas al momento de dictarse la sentencia," y que según los testigos tiene "una personalidad compleja", la cual "ha sido determinante en el desarrollo de los hechos que se investigan".
"Lo que llama la atención es que no aparezca a pesar que lo estamos buscando por todos lados. Es muy raro: o no está en el país, o está bajo otro nombre y con otro aspecto físico", señaló el juez. Y agregó: "es un fantasma con un prontuario bastante frondoso en el que figuran estafas y asaltos además de ser un tipo de reacciones violentas."
Vaca Narvaja explicó que existe "una hipótesis que indica que la banda (de narcotraficantes rosarinos) `Los Monos´ lo había asesinado (a Viarnes)" pero que él no cree en esa versión.
"Inclusive me llegó la versión que (el prófugo) había sacado un documento nuevo en junio del año pasado y mandé un oficio al Registro Nacional de las Personas (Renaper) y todavía no me contestaron", añadió el magistrado.
Y concluyó: "creo que debe estar vivo y muy probablemente esté en otro lugar y con un nombre distinto y haciendo lo mismo que hizo acá: engañar gente, hacerse pasar por coronel del ejército, o empleado de Naciones Unidas, o agente de inteligencia."

INVESTIGACION

De acuerdo al requerimiento de elevación a juicio, entre 2010 y 2013, en su condición de jefe, el comisario mayor Sosa "se valió de la estructura jerárquica y de roles dentro de la dependencia, con la intervención del personal subalterno para la comisión de delitos".
Entre esos actos delictivos se descubrió "la generación de sumarios policiales basados en información falsa" y "la incorporación de agentes encubiertos y provocadores (que armaban allanamientos y causas falsas)" que exigían dinero para "favorecer o agravar causas judiciales".
Según la acusación, los imputados también se encargaban de "plantar" estupefacientes para producir detenciones y, además, realizar procedimientos policiales con secuestros de drogas que luego ellos mismos comercializaban.
Al declarar en el juicio, que comenzó el 8 de marzo último, el imputado Sosa -que también llegó a dirigir Homicidios en la pesquisa por el crimen de Nora Dalmasso en 2006- se declaró inocente y afirmó que el "arrepentido" Viarnes es un "mentiroso".
"Es un chanta, nos mintió a todos. Es un fabulador que nos complicó la vida a todos y que su mentira costó sangre", dijo el acusado en referencia al policía Juan Alós, también del área de Narcotráfico, quien en setiembre de 2013 fue encontrado muerto en un presunto suicidio aunque siempre se sospechó que lo habían asesinado.
En ese sentido, Sosa pidió al tribunal "investigar a fondo" la muerte de Alós porque "sea suicidio o sea homicidio, debe quedar claro".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico