Corea del Norte desató alarma mundial por una prueba de bomba de hidrógeno

Pese a la alarma internacional, el gobierno de Estados Unidos afirmó que el "análisis inicial" realizado por sus especialistas cuestiona el anuncio de Corea del Norte y sugiere que la prueba no fue exitosa.

Corea del Norte anunció ayer que efectuó de manera "exitosa" su cuarta prueba nuclear, la primera en la que utiliza una bomba de hidrógeno, lo que desató la alarma de varias potencias que acusaron a Pyongyang de escalar peligrosamente su actitud desafiante y generó una contundente condena del Consejo de Seguridad de la ONU.
Pese a la alarma internacional, el gobierno de Estados Unidos afirmó que el "análisis inicial" realizado por sus especialistas cuestiona el anuncio de Corea del Norte y sugiere que la prueba no fue exitosa.
"El análisis inicial no es consistente con las afirmaciones de Corea del Norte del éxito de la bomba de hidrógeno", deslizó el vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest, en una conferencia de prensa, sin dar más detalles.
La desmentida de Washington, sin embargo, no logró opacar el golpe mediático logrado por Pyongyang.
Corea del Norte "se integró con confianza a las filas de las potencias nucleares poseedoras de bombas de hidrógeno al ejecutar a la perfección una prueba histórica de una bomba 'H' miniaturizada", aseguró, triunfante, la locutora de la cadena de televisión norcoreana Ri Chun Hui en el marco de lo que el gobierno había anticipado como un "anuncio especial".
La detonación de la bomba de hidrógeno, considerablemente más potente que las atómicas lanzadas por Estados Unidos contra las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki en 1945, sorprendió incluso a China, principal aliado del gobierno norcoreano de Kim Jong-un, según informó la agencia de noticias EFE.
Poco después del anuncio que desató alarma en varias capitales, los gobiernos de Estados Unidos y Japón solicitaron una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU para imponer más sanciones a Pyongyang.
Tras un encuentro a puertas cerradas, el Consejo de Seguridad de la ONU condenó el ensayo nuclear, lo calificó como una "clara violación" de resoluciones pasadas del órgano y anunció que trabajará "inmediatamente" para adoptar un texto que dé cuenta de este repudio y la preocupación que existe en la comunidad internacional.
El anuncio fue hecho por el embajador de Uruguay ante la ONU, Elbio Rosselli, cuyo país preside el consejo este mes, en una declaración que leyó a los periodistas al final de una reunión de emergencia realizada ayer por ese órgano de Naciones Unidas.
El Consejo de Seguridad ya había reaccionado con palabras similares a las tres pruebas realizadas con anterioridad por Corea del Norte en 2006, 2009 y 2013.
En sus resoluciones finales impuso fuertes sanciones al país asiático que limitan de forma estricta sus transacciones internacionales y agudizan su aislamiento económico.

RESPUESTA APROPIADA

Por su parte, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) dijo que si se confirma que efectivamente se realizó la prueba, ello supondría una "clara violación" de las resoluciones de la ONU, mientras que Washington adelantó que en ese caso responderá "apropiadamente".
"Continuaremos protegiendo y defendiendo a nuestros aliados en la región, incluida la República de Corea (Corea del Sur), y responderemos apropiadamente a todas y cada una de las provocaciones de Corea del Norte", dijo ayer el portavoz del Departamento de Estado, John Kirby.
El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, condenó "enérgicamente" el nuevo ensayo nuclear norcoreano, y aseguró que su país dará una "firme respuesta" ante lo que considera una "grave amenaza" para su seguridad que no va a "tolerar de ninguna manera".
Corea del Sur se sumó a la ola de críticas y anunció que "condena enérgicamente a Corea del Norte por llevar a cabo una cuarta prueba nuclear en una clara violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad", según expresó la cancillería de este país en un comunicado.
Seúl se comprometió a cooperar con Washington y otros países para dar las respuestas necesarias, entre ellas ampliar las sanciones que la ONU ya impone a Corea del Norte por sus anteriores ensayos atómicos y de misiles.
La presidenta surcoreana, Park Geun-hye, convocó también una reunión del Consejo Nacional de Seguridad, mientras que las fuerzas armadas elevaron el nivel de alerta de las tropas y extremaron la vigilancia.
El presidente francés, François Hollande, calificó de "inaceptable" la prueba nuclear y reclamó "una reacción fuerte de la comunidad internacional".
El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) detectó un terremoto de magnitud 5,1 en el noreste norcoreano, en el área de Kilju, donde Pyongyang había llevado a cabo sus tres pruebas nucleares anteriores.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico