Corridas y golpes frente al Juzgado

Un grupo de personas, que esperaba la salida de los gendarmes Juan Carlos Pelozo, Walter Ruiz Díaz y César Peralta después de declarar en el Juzgado Federal de Esquel, fueron reprimidos cuando un cordón de policías federales y de la Provincia del Chubut sacaron del edificio al cuestionado juez Guido Otranto. Los efectivos de la fuerza federal también acudieron al mismo método para lograr que se retirara la fiscal Silvina Ávila.
Los manifestantes provenían de El Bolsón y Bariloche y decidieron colgar banderas y carteles en el Juzgado con mensajes reclamando la aparición con vida de Santiago Maldonado. Con el correr de las horas, el ánimo de los manifestantes fue subiendo con cánticos e insultos hacia la Justicia y el Gobierno nacional, reclamando a grito de "devuelvan a Santiago con vida, como se lo llevaron". También armaron pancartas con distintas leyendas de protesta.
Mientras los gendarmes comparecían en el Juzgado Federal, en el Escuadrón 36 había un cordón de efectivos pertrechados con cascos, escudos y armas, más un camión hidrante antidisturbios. Es que esa custodia, con varias decenas de hombres en todo el contorno del predio, se dispuso de manera preventiva ante la hipótesis de conflicto con los activistas.
Los enfrentamientos en la zona aledaña al recinto incluyeron pedradas, golpes y amenazas entre los miembros que integran la fuerza "centinela de la Patria" y los manifestantes.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico