Corte de Brasil abrió investigación contra Dilma y Lula por obstruir causa del Petrolao

La presidenta suspendida de Brasil, Dilma Rousseff, su antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, y dos jueces de la corte penal del país comenzaron a ser investigados por el Supremo Tribunal Federal por una denuncia sobre obstrucción de la justicia para impedir el avance de la Operación Lava Jato. Asimismo, la presidenta suspendida irá personalmente al Senado el 29 de agosto para defenderse durante el juicio de destitución que dejó su mandato al borde del abismo.


La decisión, conocida una semana antes de la sesión final que puede definir la destitución de Rousseff, fue tomada anoche por el juez Teori Zavaski en virtud de la delación premiada hecha por el detenido ex senador Delcidio Amaral, ex líder del Partido de los Trabajadores en el Senado.
En el fallo que abre un pedido del fiscal general, Rodrigo Janot, también serán investigados el abogado de Rousseff y ex ministro de Justicia José Eduardo Cardozo; el ex ministro de Educación Aloizio Mercadante; el propio Amaral y dos jueces del Superior Tribunal de Justicia, máxima corte penal y civil de Brasil, Marcelo Navarro y Francisco Falcao.
En su declaración, Amaral acusó a Rousseff de haber conversado con los ministros del Superior Tribunal de Justicia (STJ) -una tercera instancia del sistema jurídico que está por debajo del Supremo Tribunal Federal- para permitir la liberación de detenidos en la Operación Lava Jato, entre ellos Marcelo Odebrecht.
La presidenta suspendida siempre negó estos hechos y los atribuyó a la desesperación de Amaral luego de haber sido grabado intentando ayudar con una fuga del país a Néstor Cerveró, ex director de Petrobras condenado por corrupción que había sido su aliado dentro de la empresa durante el gobierno de Fernando Henrique Cardoso (1995-2002).
En un comunicado, Rousseff afirmó que "la investigación permitirá determinar dar luz a los hechos y aclarar que en ningún momento hubo obstrucción de la justicia; la verdad prevalecerá".
Los abogados de Lula indicaron que el ex presidente "jamás practicó actos ilegales y no se opone a las investigaciones siempre y cuando sea respetado el debido proceso legal y las garantías fundamentales".
La defensa de Lula acusó al juez Moro de "abuso de poder" y "persecución" ante el comité de derechos humanos de la ONU.
Por la causa Lava Jato hay dos ex tesoreros del PT detenidos por buscar a las empresas vencedoras de contratos para obligarlas a hacer donaciones electorales, además de una decena de ejecutivos de las principales firmas de ingeniería del país que hicieron contratos fraudulentos con la estatal Petrobras.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico