"COVIAR no es la expresión gremial de la vitivinicultura"

"La vitivinicultura se posicionó a partir de los ´90 en base a acuerdos internos referenciados en una política de diversificación y una estrategia de promoción del consumo del vino; a comienzos del 2000 se redactó el PEVI y se creó la COVIAR para ejecutarlo y para financiarlo se impuso una contribución obligatoria. Este proceso configuró una institucionalidad que el colectivo imaginario vio como una suerte de supra entidad expresiva de los distintos sectores que se enlazan en la cadena vitivinícola: pero no es así. COVIAR no es una federación de entidades que se organizan en una instancia gremial superior. No es la expresión gremial de la vitivinicultura. Desde que se ubicó en ese rol la vitivinicultura ha perdido protagonismo; se han profundizado las diferencias sectoriales y se muestran al momento de aumentar la alícuota de las contribuciones que la financian", asegura Sosa.

P.: Entonces ¿Juntos pero no revueltos?
M.S.: Tal cual. Todos parecemos responsables de todo y no es así. Los sectores políticos y algunos medios la ven como interlocutor y por temas que no son de su competencia, generándose contradicciones internas. Un ejemplo es el enojo del Sr. Gobernador de Mendoza con algunos miembros de COVIAR por mostrarse ésta resistiendo la imposición de un impuesto interno al vino que aparentemente nunca existió. No es el primer enojo y seguramente tampoco el último. Es la primera vez en 13 años que un gobernador provincial –y hablo de Mendoza– parece tener claro quién es quién y reacciona en consecuencia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico