Crece entre los refugiados el temor de un giro conservador de Europa

Tras el hallazgo en uno de los ataques de París de un presunto pasaporte sirio registrado en una de las islas griegas a las que llegan cientos de miles de refugiados, muchas personas que arriban a Europa escapando de la violencia en Medio Oriente temen ahora que los estados empiecen a tratarlos como potenciales terroristas en vez de como víctimas.

El temor a una ola de xenofobia ya fue reconocido por varios dirigentes políticos en Europa y, por eso, tras las advertencias lanzadas desde Grecia y Alemania, ayer se sumó el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean Claude Juncker.
Desde la cumbre del G20 en Antalya, Turquía, Juncker pidió a todos en Europa "no confundir" a los terroristas que perpetraron la cadena de atentados del viernes en París con los refugiados que "huyen de la filosofía y mentalidad que inspiran" estos actos.
Aún no hay información oficial sobre si uno o más de los atacantes de París entraron como refugiados a Europa, si utilizaron pasaportes sirios falsos o siquiera si el pasaporte encontrado cerca de los uno de los lugares atacados en la capital francesa y con sello de entrada en Grecia del 3 de octubre pasado pertenecía a uno de los agresores.
Sin embargo, la lluvia de rumores ha reforzado el discurso conservador y xenófobo que venía impulsando parte de la derecha europea y que sostiene que la llegada masiva de refugiados e inmigrantes de Medio Oriente y África supone una amenaza para Europa.
"Los refugiados están aterrorizados", sentenció en diálogo con la agencia de noticias EFE Tzanetos Antypas, presidente de Praksis, una organización griega que presta ayuda social y médica a los recién llegados.
Según el activista, muchos refugiados tienen miedo a que se produzca una reacción de rechazo generalizado en la sociedad europea, un "automatismo social".
"¿De que no acusan?, nos preguntan. Nosotros estamos aquí para seguir nuestro camino, dicen", relató Antypas.
Una advertencia similar presentó el presidente del movimiento anti racista griego KEERFA, Petros Konstantinu, quien además sostuvo que los atentados de París servirán de justificación a muchos de los Estados europeos que desde antes no querían abrir sus fronteras para permitir el ingreso de cientos de miles de personas que escapan de guerras y de violencia sectaria y religiosa.
"Pero yo me pregunto: ¿Hasta qué punto puede ser considerada culpable una mujer embarazada que huyó de su país? ¿El objetivo de esta mujer era llegar a Europa para transformarse en kamikaze? ¿Hasta qué punto puede ser considerado culpable el hombre que camina con un niño sobre sus hombros en medio de la lluvia? ¿Es su sueño convertirse en kamikaze una vez llegado a Europa?", se preguntó Antypas, poniendo en duda que uno de los atacantes haya entrado realmente como refugiado a Grecia.
Mientras todavía no está claro cómo impactarán los atentados de París en la crisis de refugiados que vive hace meses Europa, miles de refugiados e inmigrantes siguen llegando a las islas griegas del Mar Egeo, más de 6.500 sólo ayer.
Desde principio de año, más de 700.000 personas llegaron a Europa, la mayoría escapando de la guerra civil en Siria y de la violencia sectaria y religiosa en Afganistán e Irak. Unas 3.500 murieron intentando cruzar el mar Mediterráneo, según cálculos de la Organización Internacional para las Migraciones.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico