Crisis en Medio Oriente: Arabia Saudita rompió relaciones con Irán

En un hecho inesperado, la monarquía conservadora sunnita de Arabia Saudita ejecutó el sabado a 47 condenados a muerte de forma simultánea con sables y fusiles.

El ministro de Asuntos Exteriores saudí, Adel al Jubeir, anunció la ruptura de relaciones diplomáticas con la República Islámica de Irán.
Las relaciones venían empeorando de forma acelerada desde la ejecución este sábado del clérigo disidente chií saudí Nimr al Nimr, lo que propició la protesta de Irán, país mayoritariamente chií.
El mismo sábado durante una manifestación en Teherán una turba irrumpió en la Embajada diplomática saudí y provocó importantes daños materiales.
La ejecución del clérigo chiita opositor Nimr Baqir al Nimr el sábado en Arabia Saudita reactivó ayer la tensión siempre latente entre Riad, la monarquía que promueve la interpretación más radical del islam sunnita, e Irán, su potencia rival chiita y las comunidades más importantes de esta rama islámica minoritaria en Medio Oriente.
La explosión de ira más importante se vivió en Irán, en donde cientos de manifestantes incendiaron la embajada saudita en Teherán y atacaron uno de sus consulados en la ciudad de Mashhad durante la madrugada, según informó la agencia de noticias EFE.
El presidente iraní, Hasan Rohani, calificó de "injustificable" el asalto y pidió castigar a los responsables, sin embargo, el Ayatollah, Ali Jamenei, la máxima autoridad de la teocracia que gobierna con mano de hierro el país desde 1979, condenó la ejecución de Al Nimr y prometió "un castigo divino" para la monarquía saudita.
La ejecución de al Nimr fue un "error político del gobierno saudí", concluyó el máximo dirigente de la República Islámica, la potencia regional chiíta que desde los años 80 disputa el liderazgo religioso y geopolítico de la región con la monarquía sunnita más poderosa de Medio Oriente, Arabia Saudita.
Pese a las más de 40 detenciones y al cordón policial que Rohani, un dirigente moderado, ordenó colocar alrededor de la embajada saudita en Teherán, cientos de manifestantes volvieron a concentrarse frente a la sede diplomática, forcejearon con las fuerzas de seguridad y pidieron "venganza".
La tensión escaló a tal punto que tanto Estados Unidos como la Unión Europea intermediaron entre Arabia Saudita e Irán para calmar la situación y evitar un nuevo conflicto, que tiene el potencial de arrastrar a toda la región.
En un hecho inesperado, la monarquía conservadora sunnita de Arabia Saudita ejecutó el sabado a 47 condenados a muerte de forma simultánea con sables y fusiles. Las víctimas eran principalmente extremistas sunnitas, muchos de ellos miembros de Al Qaeda, pero también incluyeron a cuatro disidentes chiitas, entre ellos Al Nimr.
El jeque chiita fue una de las caras visibles de las protestas antigubernamentales de 2011 y 2012, inspiradas en los levantamientos conocidos como la Primavera Arabe, que por entonces sacudían a muchos de los países vecinos, inclusive derrocando a longevos gobernantes autoritarios.

SIMBOLO DE LUCHA

Las autoridades sauditas acusaron al jeque Al Nimr de "lanzar una guerra contra Dios" a través de sus críticas feroces a una monarquía que gobierna desde los años 30 uno de los países más ricos en petróleo del mundo y uno de los aliados más incondicionales de Estados Unidos en Medio Oriente.
Al Nimr se convirtió en los últimos años en un símbolo de lucha para muchos chiitas en Medio Oriente. Por eso la otra reacción más fuerte se sintió en Irak, el otro país de la región en donde esta rama del islam es mayoría.
Varios jeques, gobernantes y líderes chiitas iraquíes condenaron ayer la ejecución del clérigo opositor saudita, apenas horas después de que la embajada saudita en Bagdad fuera atacada, replicando el asalto en Irán.
En un tono mucho más moderado que su par iraní, el Ayatollah Ali al Sistani, la máxima autoridad chiita de Irak, calificó la ejecución de Al Nimr de "injusticia y agresión" y envió su pésame a las familias de los 47 personas que murieron ayer a manos del Estado en doce localidades de Arabia Saudita.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico