Cristina lanzó su candidatura a senadora y llamó a votar en "defensa propia"

El lanzamiento de cara a las PASO del próximo 13 de agosto tuvo como oradores a Cristina, quien habló sólo 7 minutos, y a quienes padecen el modelo, que lo hicieron durante una hora.

"El voto tiene que ser en defensa propia. No estoy pidiendo que me voten a mí, el voto tiene que ser en defensa de ustedes mismos", sostuvo la expresidente Cristina de Kirchner al cerrar el lanzamiento de su precandidatura a senadora en el teatro Radio City de Mar del Plata, de cara a las PASO del 13 de agosto.
"Con los argentinos y las argentinas quiero compartir dos cosas: una convicción y una esperanza. La convicción es la del voto, el instrumento más defensivo que nos puede dar la democracia, porque no hay mejor defensa que el ejercicio del voto ciudadano. Ese voto que va a servir para parar esto, para parar tanto dolor y sufrimiento, un voto que todos sabemos que tiene que ser un voto en defensa propia", expresó.
La exmandataria ingresó al escenario pasadas las 17 cuando los principales candidatos de su frente Unidad Ciudadana ya se encontraba arriba de escena.
"Mar del plata siempre ha sido una sido una ciudad símbolo de la alegría y el bienestar del pueblo argentino. Cada vez que al pueblo argentino le ha ido bien, a Mar del Plata le ha ido mejor", sostuvo Cristina, al tomar la palabra.
"He venido a escuchar y mirar a los ojos a los hombres que trabajan y emprenden en esta ciudad", expresó antes de comenzar a llamar al escenario a diversos ciudadanos de la ciudad, con distintos oficios y profesiones, que tras la presentación de la expresidente fueron comentando uno a uno cuáles son las problemáticas que viven día a día.
Así, durante una hora tomaron la palabra un empresario de una pyme textil, un taxista, una promotora cultural y una trabajadora portuaria -hoy desempleada.
"Es recurrente esto de la tristeza y de la alegría. Yo quiero pedirles a los candidatos y a las candidatas de Unidad Ciudadana que salgan a la calle a escuchar lo que le está pasando a la gente. Es esa mi única indicación de campaña. Les pido esa actitud. Que escuchen qué es lo que está pasando con la gente", señaló Cristina.
"Pero además de escuchar qué es lo que está pasando, quiero que les digan a los ciudadanos que hay una esperanza, que es el voto", concluyó Cristina, en un discurso que duró tan solo siete minutos.
En las primeras filas del auditorio se ubicaron los principales dirigentes del kirchnerismo y del PJ bonaerense.

LOS PROTAGONISTAS
Lejos de los prolongados discursos que solía dar, Cristina esta vez los protagonistas fueron los comerciantes, taxistas, empresarios pyme, operarios, jubilados y gente de la cultura de Mar del Plata. Durante una hora cerca de una veintena de vecinos de esa ciudad balnearia dieron sus testimonios sobre la actualidad que les toca vivir en la Argentina gobernada por Cambiemos.
"No es casual que estemos aquí reunidos en Mar del Plata. Esta ciudad siempre ha sido un símbolo de la Argentina. Ha sido un símbolo de la alegría y el bienestar del pueblo argentino. Cada vez que a la Argentina le ha ido bien a Mar del Plata le ha ido mejor y cuando le ha ido mal como país a Mar del Plata le ha ido peor" recordó Cristina y advirtió: "Pasó en los '90 y vuelve a pasar ahora, por eso no es casual que estemos hoy acá".
Tras escuchar durante una hora los testimonios de los afectados por el ajuste que aplica el gobierno de Mauricio Macri y que provocó la fuerte profundización de la recesión económica Cristina apenas habló siete minutos. En su breve mensaje le pidió a los argentinos que "voten en defensa propia" e instruyó a todos los precandidatos de las listas de Unidad Ciudadana que "salgan a la calle a escuchar lo que le está pasando a la gente".
"Esa es mi única instrucción de campaña. Sólo les pido eso, no anden por ahí reunidos entre ustedes en lugares cerrados, salgan y escuchen, abran las orejas" reclamó la ex mandataria a los precandidatos que la acompañaban arriba del escenario.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico