Crítica: Chevrolet Cruze II 1.4 Turbo

El martes 3 se lanzó a la venta en Argentina el nuevo Cruze y se anunció su exportación a Brasil, Colombia, Paraguay, Uruguay y Bolivia.

POR FUERA

Se lo ve más moderno, deportivo y aerodinámico. Lo es, tiene un coeficiente de Cx 0,29.
Parece un mini-Malibú. O un mini-Volt. El Cruze II incorpora los rasgos de los Chevrolet globales más modernos, pero no se puede dar el lujo de ser muy rupturista.
Con respecto al Cruze I es 69 milímetros más largo (4.666 mm), 18 más ancho (1.795 mm) y 45 más alto (1.523 mm). La distancia entre ejes también creció 16 mm: ahora mide 2,7 metros.
Su rasgo más atractivo es la trompa bien afilada, con faros felinos y luces diurnas de leds. Todos los Cruze vienen con luces antinieblas delanteras de serie.

POR DENTRO

El puesto de mandos es moderno y atractivo. Todas las versiones se ofrecen con tapizado en cuero.
El volante es de aro grueso y no muy grande. El tablero es completísimo, con los cuatro relojes indicadores básicos y un gran display digital central para la computadora de abordo. Incluye hasta indicador en tiempo real de la presión de cada neumático.
Todos los Cruze traerán de serie el sistema MyLink, con una pantalla táctil de siete pulgadas (LT) y ocho pulgadas (LTZ), con cámara de visión trasera y OnStar. El funcionamiento del OnStar, que debuta en la Argentina, se explicó acá. Las versiones LTZ agregan GPS y Mirror Screen.
Como primicia, el Cruze LTZ Plus es el primer modelo de su segmento con cargador inalámbrico para teléfonos celulares. Sólo hay que apoyarlo y carga por inducción, si el aparato está preparado para ello. Los Samsung más nuevos ya vienen preparados. Con los iPhone hay que usar un adaptador especial.

SEGURIDAD

Todos los Cruze vienen de serie con doble airbag frontal, doble airbag lateral, anclajes Isofix, frenos ABS con EBD, control de estabilidad y control de tracción. Excelente.
Para el que quiera un poco más, la versión LTZ agrega doble airbag de cortina. Y la LTZ Plus suma alerta de punto ciego, alerta de posible colisión frontal, sistema de medición de distancia del vehículo que marcha adelante y sistema de mantenimiento de carril.

MOTOR Y TRANSMISION

Por ahora, todos los Cruze II se venderán en la Argentina con el mismo motor: naftero de la familia Ecotec, con cuatro cilindros, 1.399 centímetros cúbicos, 16 válvulas, distribución por cadena, inyección directa de combustible, turbocompresor e intercooler. Esta mecánica entrega 153 cv de potencia a 5.000 rpm y 245 Nm de torque a 2.000 rpm.
El motor se combinará con caja manual o automática-secuencial, siempre de seis velocidades. La tracción es delantera. La caja automática GF6 de tercera generación es más liviana, promete un menor consumo de combustible y suma el sistema Start&Stop. Este dispositivo apaga el motor al parar de manera temporaria, por ejemplo, en un semáforo. Cuenta con una batería y un sistema de arranque reforzados para esta tarea.
En esta sección hay que destacar uno de los puntos más bajos del nuevo Cruze: desapareció la opción turbodiésel. Recordemos que el Cruze I coreano llegaba a la Argentina con el mejor motor para este combustible: el brillante 2.0 turbodiésel de 163 cv y 360 Nm. Una pena.
El Cruze II es uno de los autos más modernos fabricados en la Argentina. Mientras algunas marcas se conforman con renovar el exterior, pero manteniendo las mecánicas, Chevrolet renovó por completo su sedán compacto y, encima de todo, lo nacionalizó.
Entre sus principales virtudes destacaría el diseño, el motor 1.4 turbo, la caja automática, la mayor amplitud de las plazas traseras y los precios competitivos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico