Cruze Sedan LTZ test drive: joven y con actitud

Con un leve rediseño de la trompa y mejoras en el equipamiento, el Cruze reanima su presencia en el mercado de los medianos. Probamos el sedán con motor naftero 1.8 de 141 CV y caja automática.

En lo estético los cambios son leves y se centran principalmente en la trompa. Allí los retoques afectan a los faros antiniebla que agregan una tira de Leds y están enmarcados en una nueva plataforma de disposición horizontal. Las ópticas principales no presentan cambios como tampoco el capó ni la parrilla. En los laterales la única diferencia está en el diseño de las llantas, de aleación y con diez rayos en lugar de los cinco de brazos dobles. Atrás permanece exactamente igual al anterior que apareció en escena a comienzos de 2014 como una renovación del lanzado en la Argentina en octubre de 2010.
Por dentro no se hicieron modificaciones en lo estético, en lo ergonómico ni tampoco en lo funcional. Mantiene plancha, volante y distribución de comandos. En la consola central sobresale la pantalla táctil de 7 pulgadas del sistema multimedia MyLink, una plataforma de conectividad que permite reproducir audio, fotos o videos desde un celular o dispositivo conectado vía USB, además de escuchar radio o utilizar el teléfono vía Bluetooth. Si bien desde esa pantalla también se ven las imágenes de la cámara trasera, ya a esta altura debería incorporar navegador

EQUIPAMIENTO

Una serie de mejoras lo reposicionaron dentro del segmento. Así las cosas, toda la gama 2015 trae de serie control de estabilidad y tracción, seis airbags, frenos a disco en las cuatro ruedas con distribución electrónica de frenado y ABS, anclajes Isofix, y apoyacabezas y cinturones de seguridad de tres puntos para las cinco plazas. En cuanto a confort, la novedad pasa por el sensor de estacionamiento trasero que se ofrece ya desde la versión de entrada, la LT. Otros elementos que integran el listado son: computadora de a bordo, climatizador, pack eléctrico, cruise control y espejo retrovisor electrocrónico, entre otros. En la versión LTZ probada por Cars.com.ar sigue presente el sistema de alerta en punto ciego, que avisa al conductor con una luz ámbar en los espejos laterales.

MECANICA

La versión que probamos del Chevrolet Cruze es la que está equipada con motor naftero de 1.8 litros de 141 caballos. Es un cuatro cilindros con 16 válvulas que desarrolla 176 Nm de torque a 3.800 rpm. Su respuesta a muy bajas vueltas es algo lenta, pero ya en la gama media de revoluciones su funcionamiento es óptimo. Por eso se aprecia más al manejarlo en ruta que en la ciudad. Antes le reclamábamos una caja de seis marchas porque la de cinco no nos convencía del todo y ahora que la incorpora le levantamos el pulgar ya que al manejarla la encontramos bien escalonada y ayuda a que el motor vaya bastante más relajado al viajar a alta velocidad.
La performance está dentro de los valores esperados con una razonable velocidad máxima de 196 km/h y un "cero-cien" en 11,1 segundos. En cuanto a consumo no hay algo puntual para remarcar ya que en pruebas requirió casi 9 litros en tramos ruteros (a 130 km/h) y unos 12 en ciudad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico