Cuando nos besamos ¿por qué cerramos los ojos?

Un equipo de científicos da una explicación a lo que todos hacemos sin darnos cuenta.

Lo hacemos casi sin darnos cuenta: a medida que nuestros labios se aproximan cuando vamos a dar un beso en la boca, nuestros ojos se cierran, prácticamente, de forma instantánea. Pero ¿por qué lo hacemos?

Un equipo de psicólogos del Royal Holloway College, de la Universidad de Londres (Reino Unido), acaba de dar con la respuesta. Y, según los científicos, la clave está en el cerebro.

TAREAS SIMULTANEAS

De acuerdo con los investigadores, que analizaron diversas experiencias sensoriales visuales y táctiles, cerrar los ojos le permite a nuestro cerebro centrarse en la tarea en cuestión. A nuestra mente le resulta difícil procesar un sentido si está recibiendo un estímulo visual al mismo tiempo.

"La consciencia del sentido del tacto depende del nivel de carga perceptual en una tarea visual simultánea", dicen las psicólogas cognitivas Polly Dalton y Sandra Murphy, autoras del estudio, publicado en la "Revista de Psicología Experimental: Percepción Humana y Rendimiento", de la Asociación Estadounidense de Psicología (APA, por sus siglas en inglés).

Pero para llegar a esta conclusión los investigadores no necesitaron estudiar cómo se besa la gente. En lugar de eso, a los participantes del estudio les asignaron diversas tareas visuales que debían ser capaces de completar, mientras los científicos medían su sentido del tacto (y de la vista).

RECURSOS MENTALES

Los resultados mostraron que somos menos sensibles al tacto cuando nuestros ojos trabajan más. Cuando besamos y ejecutamos al mismo tiempo otras actividades placenteras, como bailar o practicar sexo, queremos enfocarnos en el sentido del tacto más que en ningún otro, por eso tiene sentido que nuestros párpados se cierren.

"Cerrar la entrada visual nos deja disponibles más recursos mentales para centrarnos en otros aspectos de nuestra experiencia", dice Dalton.

"Ya se sabía que aumentar las demandas de una tarea visual podría reducirse con otros estímulos visuales y auditivos. Pero nuestra investigación amplía este enfoque al sentido del tacto", dijo Murphy.

Estos hallazgos proporcionan "la primera demostración sólida de 'adormecimiento por falta de atención'", sostienen los autores del estudio.

Y es que cuando distraemos a nuestro cerebro con imágenes, nuestro tacto no funciona igual de bien; a más estímulo visual, menos sensibilidad táctil. Puedes hacer la prueba la próxima vez que des un beso a alguien, aunque seguramente no disfrutarás tanto de la experiencia.

Fuente: BBC Mundo/La Nación

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico