Cuando salvar una vida depende de tus manos

El caso de la adolescente neuquina que le salvó la vida a una beba que había dejado de respirar practicándole RCP, puso de nuevo en el tapete la importancia de tener conocimiento sobre esta maniobra. Entrá a la nota y mirá como podes aprenderlo en simples pasos.

Recientemente el caso de una adolescente que le salvó la vida a una beba en la provincia de Neuquén practicándole Reanimación Cardio Pulmonar (RCP) tras haber caído a un canal de riego y haber dejado de respirar , puso de nuevo en el escenario la importancia de tener conocimiento de esta maniobra que puede salvar vidas.

En 2012 el Senado y Cámara de Diputados de la Nación Argentina sancionaron la ley de Promoción y Capacitacion en las Tecnicas de Reanimacion Cardiopulmonar, la cual contempla que el Ministerio de Educación, en acuerdo con el Consejo Federal de Educación, deberá promover acciones para la toma de conciencia sobre la relevancia social de difundir y aprender las Técnicas de Reanimación Cardiopulmonar (RCP) básicas con carácter voluntario, altruista, desinteresado y solidario.

RCP-graphic.jpg

Cuando se produce un paro cardiorespiratorio, la respiración y circulación se detienen. Si recibe asistencia con la técnica de reanimación cardiopulmonar (RCP), la persona tiene posibilidades de recuperarse y no presentar secuelas.

La RCP tradicionalmente consistía en realizar respiración boca a boca intercalando compresiones torácicas. Actualmente se centra más en las compresiones torácicas y se reduce al mínimo o elimina la respiración boca a boca. De esta manera, la técnica es más sencilla y supone interrumpir menos la circulación de la sangre.

PASOS DEL RCP

Para ayudar a una eventual víctima de un paro cardiorespiratorio se deben llevar a cabo los siguientes pasos, denominados "cadena de vida":

1) Descartar la existencia de algún riesgo evidente al acercarse a la víctima (choque eléctrico, intoxicación por gases, vehículos circulando, violencia, etc.) En el caso de existir, se debe esperar a que actúe personal especializado sobre el peligro.

2) Evaluar el estado de conciencia de la víctima. Tomar a la persona de los hombros y con una leve sacudida mirar si respira normalmente y preguntarle en voz alta: ¿Me escucha? ¿Qué le pasa?.

3) Llamar al número de emergencias médicas local, para pedir una ambulancia o solicitar ayuda a la policía. Averiguar si el lugar cuenta con un desfibrilador externo automático (DEA).

4) Comenzar con las maniobras básicas de RCP:

- La víctima debe estar boca arriba y sobre una superficie dura (piso o tabla) e iniciar de inmediato las maniobras de compresión.

- Para realizar las maniobras de compresión: colocar el talón de una mano y luego la otra mano encima, entrelazando los dedos, en el centro del esternón, entre los pezones. Si se cuenta con el DEA utilizarlo desde este momento.

- Adoptar una postura erguida, los hombros deben estar alineados encima del esterón de la víctima; con las manos aplicar presión cargando el peso del cuerpo sobre los brazos rectos de manera que el esternón baje 5 cms.

- Realizar compresiones a un ritmo rápido y sostenido (mínimo de 100 por minuto) hasta que llegue la asistencia médica.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico