Cuando un plato de comida significa más que una ayuda en medio de la catástrofe

Innumerables organizaciones sociales, instituciones públicas y entidades privadas, así como profesionales de distintos rubros, elaboraron viandas para quienes lo perdieron todo y para los rescatistas en medio del temporal que entre el miércoles 29 de marzo y el sábado 8 de abril afectó a Comodoro Rivadavia con dos marcadas etapas de intensas lluvias y algunos días de tregua. En algunos lugares se confeccionaron más de 1.200 viandas por jornada. Algunas organizaciones decidieron que continuarán con la iniciativa solidaria durante los próximos meses ya que todavía queda una gran cantidad de damnificados.

La primera etapa del temporal que sufrió Comodoro Rivadavia y que se extendió entre el miércoles 29 de marzo y el domingo 2 de abril no solo anegó viviendas, destruyó calles o colapsó los servicios públicos. También generó que centenares de personas buscaran un refugio para evacuarse o para poder acceder a un plato de comida. La situación también se agudizó entre el jueves 6 y sábado 8 de abril con el recrudecimiento de las intensas lluvias, lo que significó un golpe de gracia para una ciudad ya devastada.
Uno de los centros de evacuados que se organizó sobre la marcha fue el que funciona en el gimnasio de la Escuela 211 del barrio Isidro Quiroga donde su vecinalista, Pablo Garcías, explicó que debieron abrir el espacio de la institución ya una gran cantidad de personas que necesitaban un lugar para pasar la noche.
"Nosotros empezamos en la primera tormenta, al no tener la sede vecinal aun terminada, decidimos abrir el gimnasio de la escuela para recibir a la gente que vive sobre Marinero López, Roca, José Ortega, Lisandro de la Torre y Juana Azurduy", sostuvo el referente barrial.
"Desde el momento que abrimos el gimnasio, comenzamos a darle de comer a la gente evacuada, pero la gente pedía llevarse la comida (a sus casas para cuidarlas) porque comenzaron un par de robos por la zona. A las personas que no perdieron todo, le entraban en sus casas cuando iban a comer al gimnasio y queríamos evitar esa situación", describió.
Garcías explicó que en consecuencia decidieron preparar viandas para que la gente pudiera llevársela a sus casas y cuidar sus pertenencias. "Estuvimos sacando cerca de 300 viandas por día, pero en los días más complicados hemos llegado a sacar entre 400 y 700 viandas por día. También entregamos bolsas de alimentos como también nylon y leña", enumeró.
En los días posteriores al temporal, "muchas escuelas han dejado de funcionar como centro de evacuados y están viniendo muchos para acá para buscar alimentos y no estamos dando abasto con el tema de la mercadería", dimensionó.
"Está viniendo muchísima gente del Juan XXIII porque hay familias que no pueden volver a sus casas o no pueden encender las hornallas. También recibimos gente del Moure, Abel Amaya, y Cerro Solo", añadió.
El referente barrial del Isidro Quiroga también destacó que ayudar a quienes más lo necesitan sobrepasa cualquier acción que pueda realizar una persona o una organización. "Cuando comenzamos decidimos realizar un trabajo social sin ningún tinte político. Es momento de agachar la cabeza y darle para delante. Hemos sufrido muchas cosas, pero la satisfacción de ayudar al otro no tiene calificación. Hay que enfocarse en el otro. Todos tenemos familiares o amigos que han perdido todo y en la parte anímica están destruidos. Por eso es importante que cada uno aporte su cuota de ayuda", subrayó.

HASTA 1.200
VIANDAS POR DIA
Una de las instituciones que colaboró con quienes más lo necesitan fue la iglesia evangélica Tabernáculo de Fe. Los miembros de la comunidad cristiana del barrio San Cayetano decidieron comenzar a cocinar el jueves 30 cuando el temporal estaba en su punto más fuerte. Ese día se prepararon 50 platos de comida que se sirvieron en el salón de usos múltiples.
La cantidad de pedidos fue aumentando con el paso de los días a tal punto que para ese primer fin de semana se llegaron a preparar entre 1.000 y 1.200 viandas por jornada.
"Cuando la cantidad de pedidos fueron aumentando decidimos utilizar el SUM exclusivamente para cocinar, donde colaboraron miembros de la iglesia y se acercaron personas que no son parte del Tabernáculo para colaborar", explicaron desde la institución.
"Hemos recibido donaciones de Buenos Aires, Córdoba y Puerto Santa Cruz. También recibimos alimentos de empresas locales y personas particulares que desinteresadamente se acercaron para colaborar con tanta gene que necesitaba una mano o un plato de comida", destacaron.
En el Tabernáculo de la Fe trabajan cerca de 50 personas para elaborar la mayor cantidad de viandas posibles que todavía siguen siendo repartidas en los barrios Las Américas, Moure, San Cayetano, Newbery y a todos los maquinistas viales, camioneros y rescatistas que continúan trabajando en la contingencia.
Desde esa organización cristiana aclararon que la entrega de viandas bajó considerablemente en los últimos días cuando empezó a mejorar el tiempo y la gente tiene la posibilidad de volver a sus casas. Ya que desde el jueves se entregan 200 viandas, señalaron.
"Seguimos entregado alimentos. Hoy hicimos cuarenta bolsas con alimentos de primera necesidad. Ayer hicimos una campaña y salimos con varias camionetas a repartir en diferentes sectores de la ciudad, elementos como ropa lavandina desodorante, agua mineral y alimentos", explicaron.
En este sentido, aseguraron que la campaña solidaria continuará hasta que se acaben las provisiones para realizar viandas. "Nosotros nos sentimos conmovidos por la situación que está viviendo la ciudad y hemos visto de todo. La lluvia sacó a la luz la necesidad que hay en la ciudad como la falta de trabajo y todo lo que le falta a la gente que por ahí no estaban tan visibles como uno creía. Por eso debemos continuar con realizando viandas o juntando ropa para seguir aportando nuestro granito de arena a la causa", destacaron.

SIEMPRE LISTOS
A AYUDAR
Los integrantes del Batallón 29 de Exploradores de Don Bosco, junto al grupo scout 219 Nuestra Señora de Luján, también decidieron elaborar viandas para ayudar a los damnificados por el temporal. Elmira Barrientos, una de las responsables de la organización social católica, explicó que la propuesta solidaria comenzó el sábado 1 cuando los exploradores, scout y vecinos del barrio Mosconi se reunieron para realizar viandas.
"Al principio hacíamos unas 300 viandas por día. En los últimos días, trabajamos con diferentes ONGs (organización no gubernamental) y alcanzamos las 600 viandas más todas las que repartíamos en el colegio porque no teníamos movilidad. Todo lo hacíamos en el gimnasio del Colegio Dean Funes que luego los chicos de 'Comodoro Solidario' repartieron en los barrios Jorge Newbery, San Martín y a las familias que estaban en cercanías de la escuela", contó Barrientos.
En este sentido, la jefa del Batallón 29 manifestó que ya no elaboran viandas, pero se repartirán alimentos no perecederos de la mano de distintas ONGs para que "la gente pueda tener reservas en sus casas".
"Es muy triste la realidad que tiene que atravesar Comodoro porque soy nacida y criada acá. No me tocó vivir de cerca el temporal, pero es difícil ver a las familias que perdieron todo. Por eso estamos aportando nuestro granito de arena preparándole una vianda calentita. No solo a los evacuados sino también a todos aquellos que trabajan para que Comodoro se pueda levantar nuevamente", subrayó.
"Es una satisfacción muy grande saber que estamos colaborando con este proceso. Además hacemos honor que es 'Siempre Listos' y cuando vimos la necesidad de la gente, no importó si eran scout, exploradores o vecinos sino que lo importante es que estamos unidos para el beneficio de Comodoro, que dentro de todo es lo más positivo que dejo el temporal", agregó.










Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico