Cuando un seguro no alcanza para cubrir valores afectivos

En la sucursal Comodoro Rivadavia de La Caja reciben decenas de denuncias de damnificados que sufrieron la pérdida o daños en su vehículo durante el temporal. Cada caso tiene su particularidad y muchas veces el personal administrativo tiene que realizar tareas de contención para entender cada situación.
Según explicaron desde la compañía de seguros, un adulto mayor se presentó al local para solicitar una grúa y transportar su motorhome ya que había sido alcanzado por el agua durante la primera parte del temporal. Los empleados le solicitaron la póliza y comprobaron que el damnificado tenía seguro contra todo riesgo por lo que le correspondía que le devolvieran el valor de su vehículo.
Al día siguiente, los inspectores se dirigieron al domicilio del propietario del motorhome para tomar fotografías y, de esa manera, comprobar que el vehículo había sufrido las consecuencias del temporal.
Sin embargo, el damnificado se volvió a dirigir a La Caja para solicitar que no le paguen la destrucción total de su rodado ya que fue el vehículo con el cual viajó durante 20 años con su esposa y que era el único recuerdo material que mantenía de ella.
Para él, desprenderse del motorhome era desprenderse de los años junto a su mujer. En consecuencia, rehusó entregar el motorhome con el argumento de que lo "arreglaría a cualquier costo".
"La historia del dueño del motorhome nos sorprendió a todos porque tiene un valor sentimental. Esto son casos únicos, donde no hay seguro que valga para cubrir una pérdida tan grande y por supuesto, se respeta la decisión de cada uno de los propietarios", manifestaron desde la compañía de seguros.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico