Cuatro rugbiers argentinos, detenidos en Brasil por golpear a un policía

Los incidentes, por los cuales fueron detenidos siete rugbiers, aunque tres de ellos fueron liberados, se produjeron en la madrugada del viernes en un local bailable del barrio de Gavea, en la zona sur de Río de Janeiro.

Cuatro rugbiers argentinos permanecen detenidos en Río de Janeiro tras haber participado de una pelea en la que resultó herido un Comisario de la Policía de Brasil, según revelaron ayer medios periodísticos del país hermano.
Los incidentes, por los cuales fueron detenidos siete rugbiers, aunque tres de ellos fueron liberados, se produjeron en la madrugada de ayer en un local bailable del barrio de Gavea, en la zona sur de Río de Janeiro, según informó la Agencia EFE y varios medios brasileños.
Según las primeras informaciones, el conflicto comenzó con provocaciones entre los argentinos y un grupo de brasileños, y todo se agravó cuando el Comisario Gustavo Ribeiro se implicó en la pelea y terminó con una fractura en el maxilar y además perdió un diente.
El Comisario de la Policía brasileña denunció a los rugbiers de Los Cedros -equipo que compite en el Grupo III de la URBA (Unión de Rugby de Buenos Aires)- por "lesiones corporales graves" y "desacato a la autoridad", y tomó cartas en el asunto el juez Marcello Baptista, quien ordenó cuatro detenciones y liberó a tres jugadores, quienes estaban en el país para jugar una serie de amistosos.
Según las primeras informaciones los detenidos son Patricio Velázquez, Tomás Fernández, Herman Gabriel González, Adrián Gustavo de Donato, quienes fueron trasladados al Complejo Penitenciario de Gericinó, en Bangú, la zona oeste de Río de Janeiro.
En la decisión que justificó el arresto, el magistrado indicó que los detenidos "son deportistas con un porte físico superior al de un hombre medio común y practican un deporte en que el adquieren pleno conocimiento de la fuerza que pueden emplear contra otros".
Fuentes del consulado argentino en Río de Janeiro dijeron a Télam que el lunes se va a presentar un pedido de eximición de prisión de los jugadores mientras continúa la investigación.
Además, negaron que se tratara de una pelea entre argentinos y brasileños que el policía quiso separar, sino que aseguraron que el efectivo, que estaba de civil, estaba tomando algo con un amigo y la pelea fue directamente con él.
Por su parte, Pablo Di Nisio, entrenador del equipo y quien se encuentra en la ciudad brasileña, dijo al canal C5N que permanecerá allí hasta que liberen a los jugadores.
"A mí me despertaron en el hotel avisándome lo que había pasado y los empezamos a buscar porque no sabíamos en qué comisaría estaban. No pudimos hablar con ellos porque los tenían incomunicados ", relató.
Según Di Nisio, la situación "no es muy clara" porque los tres jugadores que terminaron siendo excarcelados estaban afuera del boliche cuando sucedió todo y no participaron de la pelea.
"Debe haber habido una discusión, ya adentro del boliche había chicanas entre los chicos que eran brasileros y argentinos. Fue una pelea entre dos o tres de cada lugar, con la desgracia de que uno de los chicos de Brasil salió lastimado y encima esa persona era policía", sostuvo.
El entrenador admitió que en la pelea "el policía se llevó la peor parte" y que los jugadores "son chicos grandes, que están entrenados" y que pueden tener problemas con el alcohol.
"Se habló mucho del tema del alcohol, que es un problema de la juventud en general y no deja de ser un problema de los chicos nuestros. Se habló mucho también de la hostilidad, de comentarios normales que puede haber entre Brasil y Argentina, que lo tomaran a chiste, que lo tomaran bien", agregó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico