Cueva del Milodón: vestigio de la prehistoria patagónica

Mide 30 metros de alto por 270 de longitud y 200 de profundidad, y está inserta dentro de un peculiar conglomerado de rocas denominado Silla del Diablo. Hace más de 15.000 años se alojaron en ella grandes animales extintos, como el milodón o el jaguar y, probablemente, fue escenario de caza para los primeros habitantes de la Patagonia.

Ubicado a menos de 30 kilómetros de Puerto Natales, en Chile, la Cueva del Milodón conserva restos de vida de más de doce mil años atrás. Además de su composición rocosa que supera los 30 metros de altura, este Monumento Histórico posee 50 metros de ancho y 200 metros de profundidad.
Es un destino de gran interés paleontológico, es reconocido por tener en su entrada la "Silla del Diablo", roca que según las leyendas utilizaba el milodón como trono. Otros aseguran que era el mismo Lucifer quien antes habitaba el lugar.
En esta enorme caverna encierra impresionantes historias. Hace más de 15.000 años se alojaron en ella grandes animales extintos. No obstante, su interés no sólo radica en sus impresionantes atractivos visuales, sino que también comprende una figura en fibra de vidrio del Milodón –que da nombre al lugar- un mamífero herbívoro que duplica el tamaño del hombre, y que habitó la zona hace cinco mil años junto a otras especies animales prehistóricas. Junto con él existieron otros animales, como el Caballo Enano, el Tigre Dientes de Sable y el Gran Guanaco denominado Macraucheria.
Cuenta con el sendero interpretativo Cueva Grande y un sendero de excursión (guardería-Cueva del Medio-Cueva Chica-Silla del Diablo-Guardería) que conecta prácticamente todos los atractivos turísticos de este monumento natural.
Además de esclarecer quién fuera el milodón, se disfruta del entorno que permite internarse en senderos y miradores de gran valor escénico.
Cercano a este lugar se encuentra la laguna Sofía, donde se puede practicar deportes náuticos como natación, kayak, pesca deportiva, navegar en botes zódiac o simplemente visitar y recorrer el sector disfrutando de sus grandes bellezas naturales.
También se puede hacer trekking o cabalgata y llegar a la cima del Cerro Dorotea, donde se aprecia una impresionante vista de Puerto Natales, el Fiordo Última Esperanza, Golfo Montt, el sector Dumestre y las montañas que rodean la ciudad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico