Cuidadoras desmienten maltrato

Luego de que otros medios de comunicación denunciaran golpes y maltratos a los abuelos que viven en el geriátrico "Nuestro Hogar", las cuidadoras del establecimiento -que fueron defendidas por los propios familiares de los abuelos- salieron a defenderse de las graves acusaciones que indirectamente cayeron en su contra. Fue en una visita que ayer al mediodía realizó El Patagónico al establecimiento.
Mientras un equipo aguardaba en el lugar, Silvia Morgante, Miriam Oyarzún, Miriam Cifuentes, Miriam Ramírez, Zulma Navarrete y Laura Merejido salieron del edificio y brindaron su versión de lo que sucede en el geriátrico.
Oyarzún fue la primera en hablar. "Nosotros queremos el bienestar de los abuelos tanto o más que ustedes. Se hablaron muchas barbaridades; le pusieron 'el geriátrico del terror', pero no está todo mal. Es mucho el daño que se hace a la familia, a los empleados; demasiado manoseo. Hay deficiencias y tienen que ver con falta de poner dinero para que se realicen inversiones, pero no con nuestro trabajo y los cuidados que les damos", señaló.
Oyarzún hace 10 años que trabaja en el geriátrico y contó que todo el personal integrado por una planta de 13 cuidadoras está blanqueado y con su documentación en regla. Desmintió que se maltrate a los abuelos, así como también que los familiares los abandonan. "No es real, se hacen cargo de traerles la mediación, darles de comer, traer personas para ayudarnos a nosotros. No todo es malo y se hablaron cosas que no se pueden creer", cuestionó.
Las cuidadoras confirmaron que fueron siete los abuelos con sarna, pero ya están todos curados y con tratamiento. Aceptaron que se requieren más inversiones y señalaron que el trabajo se realiza "con vocación, poniéndole el pecho a las balas en un montón de casos". De esta forma, buscan limpiar su imagen ante una situación que las ha llevado a dar explicaciones más allá de sus ámbitos laborales.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico