Cuidar nuestra piel en casa

Mantener nuestro rostro hidratado y con aspecto saludable es fácil, solo necesitamos tener la constancia de dedicarnos a diario un tiempo para tratar nuestra piel.

E todos l tratamiento más importante es la utilización de protector solar todos los días aunque no haya exposición directa al sol. Como regla general, en cara, cuello, manos y escote se debe usar siempre FPS 50+.

Claro que si no existiera exposición solar, con FPS 30 bastaría. Sucede que muchas veces, aunque no exista la intención directa de tomar sol, en la rutina diaria las personas se exponen. Para cuidar nuestra piel y mantenerla joven, debemos realizar una rutina diaria muy sencilla de limpieza e hidratación.

Las rutinas de limpieza garantizan la salud de la piel. Por ello, es fundamental incorporarlas y tener constancia. En cualquier rutina para el cuidado de la piel el primer paso es la limpieza profunda. Es muy importante asegurar que los productos elegidos sean los apropiados para tu tipo de piel.

Para pieles grasas, conviene utilizar un producto limpiador de aceite, una loción o un gel. Para pieles secas, que se descaman y se suelen sentir tirantes, los limpiadores más indicados son las cremas, lociones cremosas o jabones humectantes.

Para las pieles sensibles hay que usar productos especialmente diseñados para este propósito. Si usas base, es recomendable probar con una crema especial desmaquillante para retirar el maquillaje. Para desmaquillar el área del contorno de ojos utilice el producto adecuado, en lo posible hipoalergénicos para evitar que el contacto perjudique los parpados. Para quitar las máscaras de pestañas es aconsejable utilizar abundante agua tibia o productos oleosos, de tipo neutro.

El siguiente paso es la exfoliación para remover las células muertas (se realiza solo una vez por semana), la exfoliación favorece la restauración de la piel y su renovación. Luego aplicaremos la loción tónica o astringente, para remover los restos de la suciedad, cerrar poros y dejar la piel fresca y estimulada.

Finalmente aplicaremos la crema hidratante. Por las noches es recomendable usar una crema más rica, ya que la piel está en condiciones de absorber sus propiedades nutritivas.

Por la mañana la crema puede ser combinada con base de maquillaje y/o un protector solar,
dependiendo del estado del tiempo. En este último paso aplicamos las cremas nutritivas, para lograr un efectivo cuidado contra las arrugas, la formación de manchas y los cambios de pigmentación.

De esta manera podremos mejorar la apariencia y la salud de nuestra piel.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico