Cúrcuma, la preferida de las famosas

Antioxidante por excelencia, también es antiinflamatoria y antiséptica. Sus propiedades son conocidas, por eso tantas actrices y modelos la cuentan entre sus secretos de belleza.

Gwyneth Paltrow y Kate Middleton la consideran una de sus especies infaltables a la hora de darle sabor y color a sus preparaciones con arroz. Angelina Jolie, que hizo públicos los casos de cáncer en su historial familiar, la consume como un modo más de prevenir la aparición de esta enfermedad en su vida. Scarlett Johansson la utiliza en sus mascarillas para exfoliar su piel y también defenderla de cualquier agente externo que pueda dañarla. Victoria Beckham la agrega a jugos naturales o máscaras caseras para así retrasar el envejecimiento de la piel. ¿Cuál es ese ingrediente secreto que deslumbra hoy a tantas famosas de Hollywood? La cúrcuma, el elemento IT del mundo de la belleza.
Conocida como el azafrán de La India, esta especie es la más utilizada en la gastronomía hindú, pero es mucho más que eso. Es antioxidante, antiséptica y antiinflamatoria. Además, los expertos aseguran que es muy efectiva para tratar enfermedades como: el Alzheimer, la diabetes, las alergias, la artritis y otras afecciones crónicas. Este interés por la cúrcuma, que tiene tan larga data, se relaciona con el efecto de la curcumina (un polifenol que se encuentra en esta especie) sobre el estrés oxidativo y la inflamación de las articulaciones.
Por eso, sus beneficios van todavía más allá, y se meten de lleno en el mundo de la belleza, por eso tantas actrices la consumen a diario. Como contiene antioxidantes, éstos ayudan a la piel a combatir los radicales libres y a prevenir el envejecimiento prematuro. Además, es muy eficaz en la reducción de las líneas finas y arrugas, así como al disminuir la sombra de las ojeras. Quienes padecen el acné ya han reconocido sus propiedades antisépticas y antibacterianas que ayudan a aligerar las cicatrices y la inflamación que esta enfermedad produce.
Y todavía hay más: elimina las manchas (las solares, las hormonales y las de envejecimiento), es un hidratante por excelencia (le devuelve a la piel su brillo y elasticidad), previene y repara las estrías y hasta, aseguran los médicos, es eficaz en tratamientos contra la psoriasis, los eczemas, la rosácea, las erupciones y los pocitos que puede dejarnos la varicela.

¿QUE ES LA CURCUMA?
La cúrcuma es una planta tropical que crece en el sur de Asia. Su historia se remonta a la época de Marco Polo, quien la cita y describe en sus diarios cuando viajó a la India en 1280. Luego, a su regreso, se la presentó a los europeos. La tradición médica ayurvédica de la India la ha utilizado como especie y remedio natural para varias enfermedades miles de años atrás. También se la ha utilizado históricamente para tratar enfermedades crónicas e inflamación y como un ingrediente anti-envejecimiento, anti-bacteriano, cicatrizador de heridas, analgésico y como agente antidepresivo.
La investigación científica y los estudios clínicos en la era moderna tradicional continúan validando a la cúrcuma para múltiples usos médicos, en particular, destacan los curcuminoides producidos por su rizoma o tallo subterráneo. La cúrcuma también refuerza el sistema inmune, algo que la hace funcionar como un antidepresivo natural.
"La cúrcuma es reconocida por la Industria alimentaria y la Gastronomía por su color, aroma y sabor; y por la Medicina por sus propiedades medicinales. Ayuda a tratar los procesos inflamatorios, digestivos y analgésicos", explica la licenciada en Nutrición Ivana Villa (MN 5369).

ANTIOXIDANTE Y ADELGAZANTE
En los últimos tiempos, se realizaron numerosos estudios sobre curcuminoides y éstos han explorado una gama más amplia de beneficios de esta sustancia para la salud, sobre todo en las áreas de anti-envejecimiento, la obesidad y el síndrome metabólico.
Numerosas investigaciones demuestran que la cúrcuma, es un antiinflamatorio y analgésico por excelencia. Ayuda a regular la digestión, mejora el metabolismo de las grasas, y tiene importantes funciones desintoxicantes y hepatoprotectoras. Por lo tanto contribuye a reparar los daños que haya sufrido el hígado como consecuencia de sustancias tóxicas o el ataque de virus", asevera la nutricionista.
Otros beneficios que fueron hallados sobre los curcuminoides son:
-Actúa como un poderoso antioxidante, esto hace que se ubique en un lugar de estudio constante, por sus propiedades anticancerígenas.
-Colabora con el control de las glucemias, y con la disminución del colesterol total, aumentando el HDL y disminuyendo los triglicéridos. Por lo tanto posee efectos saludables sobre salud cardiovascular
-Colabora en la prevención del Alzheimer.
En cuanto a la obesidad, la cúrcuma demostró ser efectiva. ¿Cómo? Los niveles altos de grasas en la sangre, o hiperlipidemia, son una complicación y con frecuencia un factor de riesgo asociado con la obesidad. Se ha demostrado que la curcumina tiene excelentes propiedades de reducción de lípidos en sujetos obesos que sufren de dislipidemia.
Una de las contras de la cúrcuma es su gran sabor concentrado y que puede manchar por su coloración amarilla-anaranjada. "Por eso, se sugiere, además del consumo de dicha especia en las comidas, tener en cuenta los suplementos dietarios para optimizar una vida saludable, que incluya alimentación equilibrada y actividad física continua y constante", aconseja Villa.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico