Custodian a Gustavo Martínez en el Hospital donde fue llevado para una cirugía intestinal

La Seccional Tercera dispuso ayer desde las 10 una fuerte custodia en el Hospital Regional para cuidar a Gustavo Martínez, condenado en 2015 a 4 años y seis meses de prisión por el robo que culminó con la muerte de Santiago Blanco el 5 de agosto de 2014. Martínez tenía programada para ayer una cirugía del duodeno y quedará unos días más en observación en el recinto sanitario.

La Seccional Tercera, a cargo del comisario Mariano Angel, dispuso un fuerte operativo de traslado del condenado Gustavo Martínez al Hospital Regional, para ser sometido a una cirugía intestinal. El traslado se produjo a las 10 de ayer y estaba dispuesto por el juez de ejecución, Jorge Odorisio.
Pese a que en el juicio por el homicidio de Santiago Blanco, el Ministerio Público Fiscal había pedido 15 años como pretensión punitiva para Martínez, fue condenado en fallo dividido a 4 años y seis meses.
Su compañero de causa, Lucas Avila Maya, en tanto, fue condenado por homicidio en ocasión de robo a 17 años de prisión. Se fugó de la Seccional Segunda el 5 de marzo último a través de los techos y fue recapturado el 12 de abril en Mar del Plata tras un trabajo meticuloso de la Brigada de Investigaciones.
Mariela Martínez, prima de Gustavo Martínez, también estuvo involucrada en la causa y mientras se encontraba bajo prisión preventiva intentó escaparse por los techos de la Seccional Tercera, pero alcanzó a ser observada por la guardia. Luego en el juicio fue absuelta de la imputación de partícipe necesaria en el asalto que terminó en homicidio.
Para custodiar a Gustavo Martínez en su recuperación de la cirugía -producto de una herida de bala que le provocó el propio Avila Maya durante el intento de asalto- se dispuso en los pasillos del hospital la presencia de dos policías que estarán las 24 horas vigilándolo.

EL CASO
El intento de asalto que tuvo como víctima a la familia Blanco y en el que resultó asesinado Santiago, ocurrió el 5 de agosto del año pasado y según la Fiscalía, del mismo participó la banda mendocina que en días previos realizó tareas de inteligencia en el lugar.
En el relato de la acusación con la que se llegó a juicio, se precisó que a las 19:20 los tres imputados estuvieron en las inmediaciones de Jauretche y Francisco Behr en una Volkswagen Caddy (dominio FWI 871) desde la que realizaron una minuciosa vigilancia de la casa de la familia Blanco, ubicada en La Prensa al 700.
A las 21:20 los dos individuos aprovecharon que integrantes de la familia ingresaban a la propiedad dos vehículos, entraron por la parte trasera y esgrimiendo armas de fuego sorprendieron a la dueña de casa de 78 años, le apoyaron un arma de fuego en la cabeza y le pegaron patadas en el cuerpo. Luego uno de ellos se dirigió al living y redujo a Santiago Blanco (41), hijo de la propietaria, al tiempo que le preguntaban en qué lugar tenían el dinero.
Los gritos de la septuagenaria alertaron a su marido que estaba en una habitación de la parte superior de la vivienda, quien tomó un arma de fuego calibre 32 y bajó. Al darles el dueño de casa la voz de alto, Martínez y Avila Maya dispararon en cinco oportunidades en dirección a las víctimas y Blanco alcanzó a efectuar un disparo. Los tiros de los imputados dieron en la mano derecha y en una pierna de Angel Blanco. Mientras, su esposa Agustina Salazar fue herida en una pierna.
Ese tiroteo motivó la huida de los ladrones y lo hicieron rumbo al pasillo de la vivienda que da a la calle por lo que al ver que se retiraban, Santiago Blanco se puso de pie, se dirigió al ambiente contiguo para tomar el teléfono que estaba junto a la puerta de entrada y llamar al 101, lo cual fue advertido por los delincuentes. Casi desde la calle Avila Maya efectuó disparos, uno de los cuales impactó en el abdomen de Santiago Blanco y otro hirió a Gustavo Martínez, quien fue dejando rastros de sangre hasta la camioneta en la que escaparon.


Gustavo Martínez cuando se recuperaba de la herida de bala que le perforó el sistema intestinal y por el que ayer volvió a ser operado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico