"Dalí sabía que tenía una hija", asegura la vidente que reclama la paternidad del pintor

Hace dos semanas, la jueza madrileña María del Mar Crespo tomó la decisión de autorizar la exhumación del cuerpo de Dalí, fallecido el 23 de enero de 1989 supuestamente sin haber dejado descendencia, para contrastar si su ADN coincide con el de Pilar.

Al cabo de once años de intentos fallidos, Pilar Abel Martínez, la mujer que consiguió que la justicia española ordenara la exhumación del cadáver del pintor catalán Salvador Dalí en el marco de un histórico juicio por paternidad, se siente muy cerca de la verdad.
"Dalí sabía que tenía una hija, y a su manera me quería", afirmó Pilar en entrevista con Télam luego de haberse extraído una prueba de ADN que determinará si es hija biológica del genio surrealista.
El lunes, esta catalana nacida hace 62 años en la ciudad de Figueras entraba junto con su abogado, Enrique Blánquez, en el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses de Madrid animada por el rumbo que tomó la causa judicial que inició para demostrar su filiación.
"Vi la luz, así de claro, esta vez se sabrá la verdad, estoy segura", subrayó esta peculiar mujer, amante de la pintura y el arte, que durante años trabajó como pitonisa en un canal de TV de Girona haciéndose llamar Jasmine.
Hace dos semanas, la jueza madrileña María del Mar Crespo tomó la decisión de autorizar la exhumación del cuerpo de Dalí, fallecido el 23 de enero de 1989 supuestamente sin haber dejado descendencia, para contrastar si su ADN coincide con el de Pilar.
Se trata de la cuarta prueba de ADN que se practica la supuesta hija del pintor surrealista, aunque es la primera vez que lo hace bajo supervisión judicial. Además, en las anteriores ocasiones no conoció los resultados, según sostuvo.
"Una de las pruebas que hice fue con una parte de una máscara mortuoria que se hizo de Dalí y que me entregaron terceras personas, pero nunca me dieron ningún resultado, dijeron que sólo lo harían si la Justicia lo solicitaba", explicó.
La Fundación Gala-Dalí de Figueres, donde está el cuerpo embalsamado del pintor, presentó un
 recurso contra la decisión de la jueza que ordenó la exhumación para pedir que el ADN de Pilar se contrastara con el de su propio hermano y no con el del artista.
Pero Blánquez, su abogado, dijo a Télam que esa prueba no se practicará porque "no es concluyente, ya que sólo lo sería si ambos comparten genes de madre y padre". "La solicitud no paraliza el procedimiento porque la exhumación es para extraer el ADN de Dalí que es la prueba pericial", insistió el letrado.
Pilar inició su reclamo en los tribunales en 2007, aunque hace dos años logró que la Justicia aceptara su demanda de paternidad contra el Estado español y la Fundación Gala- Dalí, que por decisión del propio artista son herederos y gestores, respectivamente, de su obra universal.

UN SECRETO

De acuerdo con su propio relato, Pilar es fruto de una relación romántica que su madre Antonia mantuvo con Dalí cuando tenía 25 años y trabajaba en Cadaqués como empleada de una familia adinerada. El artista se había establecido en ese pintoresco pueblo de la Costa Brava en los años 50 junto con su pareja, Gala.
En el momento que su madre quedó embarazada se casó con Juan Abel, un joven de 29 años con el que mantenía una amistad y que le dio su apellido a Pilar.
Fue su abuela materna la que le reveló el secreto que, según dijo, "guarda en el corazón desde los ocho años".
"Mi abuela me dijo que no era hija de su hijo, pero que me quería más que nunca, y que mi padre era un gran pintor, Salvador Dalí", recordó Pilar sobre aquel momento que la marcó para siempre.
En caso de que se demuestre que es hija de Dalí, a Pilar le corresponde un 25% del total de su herencia, cuyo valor se desconoce, aunque en 2011 una obra suya fue vendida en 15,9 millones de euros.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico