Damián Lara deberá cumplir dos años y medio de prisión efectiva

Damián Gerardo Lara fue condenado ayer a dos años y seis meses de prisión efectiva en un juicio abreviado por cuatro causas pendientes que tenía desde 2013 cuando dejó de someterse a proceso y se le dictaron dos rebeldías. Ese año en las 1.008 Viviendas lo habían corrido a golpes luego de protagonizar un enfrentamiento armado con Brian Ampuero en el que perdió la vida Lucas "Willy" Pérez, un chico de 13 años que quedó en medio del fuego cruzado.

Y un día el peso de la justicia le llegó a Damián Gerardo Lara. Había permanecido dos años prófugo de los tribunales de Comodoro Rivadavia y Caleta Olivia, pero la policía de la Seccional Quinta lo capturó el jueves a la madrugada y ayer lo condenaron en un juicio abreviado.
Lara había sido sometido a una audiencia preliminar a juicio en setiembre de 2013 donde la fiscal Mónica García elevó a debate una causa por un intento de robo ocurrido el 12 de abril de ese año en un automóvil estacionado en el barrio 30 de Octubre. Lara había dañado uno de los cristales de un Renault y los policías lo sorprendieron cuando intentaba sustraer el estéreo.
Sin embargo, el imputado se fue de Comodoro Rivadavia y no se sometió a proceso. También se ausentó del REMAR, en donde se rehabilitaba de las adicciones. También estaba a disposición del Juzgado de Caleta Olivia por un robo cometido en esa ciudad.
Al ser informada la fiscal García de que Lara no podía ser ubicado, pidió que se dictara la rebeldía en todas las causas en la que tenía abierto un legajo de investigación.
Con ese pedido el jueves a la madrugada, la policía de la Seccional Quinta lo sorprendió a bordo de un Peugeot 408 en la avenida Kennedy en donde viajaba de acompañante.
Los oficiales chequearon el sistema de capturas recomendadas y Lara tenía pendiente dos solicitudes: una dictada por el juez Américo Juárez y otra por la juez Daniela Arcuri.
De él no sabía nada la policía hace dos años. Pero entre el 2011 y 2013 el joven que alguna vez fue denunciado de amenazar a ciudadanos paraguayos y bolivianos para echarlos de sus casas en el asentamiento próximo al barrio 30 de Octubre, tenía otras cuentas pendientes con la justicia.
En medio de aquellas andanzas Lara ya había sido advertido por el juez Miguel Caviglia a que "ponga la cabeza en remojo" y buscara trabajo porque ya tenía una suspensión de juicio a prueba. No lo hizo, y ayer la Justicia Penal lo condenó.

ABREVIADO
Y CONDENA
Ayer a la mañana cuando fue llevado a la Oficina Judicial para que rinda cuentas, la fiscal Mónica García no dudó en elevar un juicio abreviado contra Lara teniendo en cuenta su actitud rebelde de la justicia.
En el abreviado, García le endilgó varias causas que tenía en trámite, una por robo agravado en grado de tentativa, dos por robo simple en grado de tentativa y una de las más importantes, por lesiones graves.
Lara había baleado a Carlos Pintos, un habitante del barrio LU 4 en la puerta de su casa, el 11 de marzo del 2013. "¿Tenés dos pesos para el vino?", le preguntó aquella vez Lara, y Pintos le dijo: "no, no tengo". Entonces le pegó un balazo sin miramientos.
En una audiencia de detención anterior había reconocido ante el juez José Rago que tenía problemas de adicción a mezclar ansiolíticos con alcohol, lo que le producía exaltación.
En esa oportunidad la Fiscalía no solicitó su prisión preventiva, sino que se le brindara un tratamiento en sus adicciones, que con el tiempo Lara abandonó y llevó a que ayer la fiscal propusiera su condena rápida.
Lara comenzó a cumplir ayer su pena en la Seccional Quinta donde quedó detenido, pero está a la espera de que el Juzgado de Caleta Olivia avance con otra causa que tiene en la localidad santacruceña

SU "EXILIO"
Lara había llegado a Caleta Olivia luego de haber sido de alguna manera "expulsado" por los habitantes de las 1.008 Viviendas a golpes, tras el homicidio de Lucas "Willy" Pérez, un adolescente que el 1 de setiembre de 2013 quedó en medio de las balas en un enfrentamiento entre Lara y Brian Ampuero.
En Caleta Olivia, en compañía de un menor de edad, el 16 de setiembre de 2013 habría sustraído pertenencias a un huésped de un hotel ubicado frente a la vieja terminal de ómnibus.
Sin embargo, dejaron rastros donde habían estado. Lara olvidó su DNI y el menor de edad un pasaje. La policía realizó allanamientos en el barrio 17 de Octubre y en el barrio Juan XXIII. Y aunque no encontraron los elementos robados al huésped, sí hallaron el bolso perteneciente a la víctima. Así Lara también será llevado a juicio en Santa Cruz.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico