Daniel Osvaldo se sumó a la pretemporada de Boca

El ex Huracán y Juventus logró desvincularse anteanoche del Porto, luego de una intensa negociación que llevó adelante en Portugal su representante Darío Decoud, y ayer mismo desarrolló todas las tramitaciones pertinentes para ponerse en autos de su segundo paso por la institución.

Daniel Osvaldo puede ser mencionado desde ayer como "delantero de Boca Juniors", ya que desde las 18 se sumó a la concentración que el plantel "xeneize" desarrolla desde el pasado domingo en un lujoso predio de la localidad de Cardales, en la zona norte de la provincia de Buenos Aires, luego de firmar un contrato de 18 meses en la sede de la entidad.
El ex Huracán y Juventus logró desvincularse anteanoche del Porto, luego de una intensa negociación que llevó adelante en Portugal su representante Darío Decoud, y ayer mismo desarrolló todas las tramitaciones pertinentes para ponerse en autos de su segundo paso por la institución.
Osvaldo se hizo la revisión médica sobre el mediodía en un laboratorio de la zona de Palermo y acto seguido se trasladó a la sede de Boca para firmar el correspondiente contrato. Una vez terminados estos menesteres viajó hasta Cardales, para integrarse a sus antiguos compañeros en el Hotel Sofitel - La Reserva.
El contrato de este delantero que el próximo martes cumplirá 30 años es por 18 meses, luego de quedar libre del Porto.
Boca hizo ayer, como habitualmente ocurre desde hace cuatro días, un triple turno, y hoy a las 9:30 lo hará a puertas abiertas para la prensa por segunda vez, luego de haberlo hecho por primera vez el pasado lunes.
Los que se fueron a España en las últimas horas fueron dos mediocampistas juveniles como el juvenil enganche Nahuel Cisneros, quien jugará en el Villarreal, mientras que el volante ofensivo Franco Cristaldo seguirá por seis meses su carrera en el Elche de la segunda división, sin cargo y sin opción.
Y siguiendo con mediocampistas, dos volantes centrales viven por estas horas realidades diversas. Uno, Cristian Erbes, pieza clave del Boca de Rodolfo Arruabarrena, tanto que ni siquiera la presión que le mete el juvenil Andrés Cubas logró desplazarlo, vive una realidad distinta a la de su colega Fernando Gago.
En cuanto al juego, el 'Pichi' fue uno de los más destacados del equipo detrás de Carlos Tevez y el propio "Pintita", casi a la par del 'Cata' Daniel Díaz, pero su problema son las frecuentes molestias en la rodilla izquierda y, además de haber tenido que parar en varios momentos de 2015, empezó esta pretemporada entrenándose con el grupo día por medio.
Si bien durante el receso Erbes trabajó sobre su rodilla y hasta viajó a Estados Unidos para ver a un especialista, el cuerpo técnico lo puso bajo cuidados especiales y cuando no asoma por el campo de juego es porque se encuentra en kinesiología o en la pileta. Es que nadie en Boca quiere arriesgarlo.
En cambio Gago trabaja cada día más cerca de la normalidad para dejar atrás la lesión que lo marginó de las canchas en la última parte del semestre pasado.
Probablemente el volante siga recordando aquel fatídico 13 de setiembre, cuando pudo estar sobre el campo de juego del Monumental apenas un puñado de segundos antes de que su tendón de Aquiles se cortara.
Luego de semanas con inmovilizador, hoy el panorama es totalmente distinto: por quinto día consecutivo trotó sin molestias en la zona de la lesión y evoluciona favorablemente, incluso más rápido de lo que los propios médicos habían augurado en un principio.
Con esta realidad, la idea del cuerpo técnico de Arruabarrena es tenerlo a disposición para la segunda quincena de febrero, aunque no lo apurarán y lo harán ver luz cuando se sienta al ciento por ciento desde lo físico, dado que saben del riesgo que correría en caso de no recuperarse plenamente de la lesión.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico