Das Neves analizó el impacto de las más de 300 obras que se realizarán con el endeudamiento

El gobernador Mario Das Neves encabezó ayer a la mañana una reunión con los directivos de la Cámara de la Construcción que nuclea a las empresas del sector en la provincia. Analizó el impacto que producirá la ejecución de más de 300 obras públicas en las 47 localidades de todo Chubut. Las constructoras, por su parte, remarcaron la seriedad y la proyección a futuro del trabajo.

Ayer el gobernador Mario Das Neves encabezó en la Sala de Situación de Casa de Gobierno la anunciada reunión con los directivos de la Cámara de la Construcción, con quienes evaluó el impacto que producirá la ejecución de más de 300 obras que se desarrollan en toda la provincia a partir del endeudamiento provincial.
El mandatario estuvo acompañado por el vicegobernador, Mariano Arcioni; y los ministros de Coordinación de Gabinete, Víctor Cisterna; y de Economía, Pablo Oca, entre otros funcionarios provinciales, con quienes buscó alcanzar un compromiso para que las obras públicas a ejecutar avancen a buen ritmo y las empresas cumplan los plazos establecidos.
Al término del encuentro, Oca manifestó que “esta es una más de las reuniones que venimos realizando con la Cámara de la Construcción, pero en esta ocasión, con la participación directa del gobernador, Mario Das Neves".
"Dado que ya han transcurrido varios meses de este año, hemos empezado a pagar la deuda, a afinar la mayoría de los convenios del bono con los municipios y comenzado la discusión de cuál va a ser el proyecto de presupuesto para el año que viene”, detalló.
A su vez, el funcionario provincial se refirió al pago de los certificados de obras a las empresas constructoras que se encuentran operando en el Banco del Chubut. "La situación no está regularizada, pero hemos avanzado en gran parte y esto queda reflejado en que en el mes de diciembre del año pasado, cuando nos sentamos a analizar cómo estaban las cosas en ese momento y vimos que contábamos con poca plata, se planteó en conjunto cómo podíamos dar una mano para que las constructoras hagan frente del pago de las quincenas”, admitió.
“Sumado a esto que durante los primeros meses de este año, se siguió con el esquema de descuentos de esos certificados en el Banco porque no había otra manera de entrar en un ritmo lógico. Hoy, como lo acaban de reconocer ellos mismos, esa situación ha cambiado considerablemente, lo cual implica que estamos en una situación muchísimo mejor que la de diciembre pasado”, enfatizó Oca.
En el mismo sentido, el ministro resaltó que “yo en lo personal había asumido que cuando se cumpla un año de mi gestión frente a la cartera económica, o sea en diciembre próximo, va a estar pagada toda la deuda y si se discute seriamente en la Legislatura, va a estar aprobado el nuevo presupuesto del año que viene para que las empresas y los trabajadores de la construcción tengan la previsibilidad de cuál va a ser el flujo de fondos a futuro que se va a destinar a la obra pública”.

LA HERENCIA Y EL FUTURO
Por su parte el presidente de la Cámara de la Construcción, Patricio Musante, consideró que “fue una reunión muy interesante y profunda. Tocamos muchos temas, arrancando desde la herencia que recibió este gobierno hasta realizando una proyección que incluye el año 2018”.
Añadió que "se analizó cómo se está saliendo de la deuda y cómo podemos contribuir todos en ese camino; se dio a conocer cuáles son a fondo las obras que se ejecutarán con el bono; cómo el Estado va a administrar este recurso y hablamos también de la importancia de juntarnos con los intendentes, quienes van a tener una parte importante de este recurso, buscando que se concrete un trabajo en conjunto entre el Gobierno, las empresas y los trabajadores para lograr un rendimiento muy productivo".
El presidente de la Cámara también destacó que “el gobernador Das Neves tiene una visión a largo plazo sobre la obra pública y tiene un alto grado de optimismo. Sin dejar de ser cautos, nos alentó a tener confianza porque paulatinamente va a ir aumentando el ritmo de obra en la medida en que se terminen los proyectos, vislumbrando claramente un futuro mejor y con una mayor ocupación de los trabajadores”.
En el mismo tono, Musante rescató la tranquilidad que hoy tienen las empresas y recordó que "pasamos más de un año sin cobrar certificados, los que eran descontados en el Banco del Chubut, con una deuda en obra pública que superaba los 1.000 millones de pesos, pero con la obligación de seguir dando continuidad a esa obra para que la ocupación de los trabajadores no decrezca y pagando la deuda heredada”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico