Datos para entender el alza de la tarifa de la energía eléctrica

Mientras en Capital Federal los usuarios comenzaron a recibir facturas que se multiplican por diez al aplicarse la nueva resolución nacional, a Comodoro Rivadavia también llegó el tan temido "tarifazo". El nuevo costo del servicio deberá ser abonado a partir de la factura que la SCPL emitirá en abril. El rubro eléctrico aumenta un 125% aproximado en usuarios residenciales y el impacto concreto en la factura global -que incluye servicios como agua potable y cloacas- será del orden del 40%. Así, quien recibía hasta ahora una factura mensual de $600 pasará a pagar unos $820. A continuación se explica cómo impactará el aumento.

Después de que el Concejo Deliberante aprobara por mayoría en su sesión del jueves el "tarifazo" de la energía eléctrica solicitado por la Sociedad Cooperativa Popular Limitada (SCPL), el primer punto a analizar es por qué si el alza en la luz es del 125%, en la factura global del servicio impactará en un 40%.
Hay que recordar así que la SCPL pone al cobro de los usuarios en la misma factura mensual los servicios de agua potable, cloacas, consumo de energía eléctrica y alumbrado público. El ítem de consumo de energía eléctrica se compone en función de un cargo fijo y otro variable. Este último está asociado a la luz que se consume en forma mensual.
Todos los ítems mencionados –cargo fijo y variable de energía, servicio de agua estimada y cloacas– representan el 65,4% de la factura, mientras que otro 19,4 % engloba impuestos nacionales y aportes a fondos provinciales. El restante porcentual aplica a contribuciones a Bomberos Voluntarios, al Hospital Regional y a dos fondos puntuales. Entre ellos se cuenta el de sustentabilidad, que gravó adicionalmente durante 2014 y 2015 a los servicios no eléctricos y que representaba cerca de un 13% más en cada factura que pagó el usuario.
Sobre tal base, y dado que el fondo de sustentabilidad fue derogado el jueves por el Concejo Deliberante, lo primero a subrayar entonces es que junto a la suba de la tarifa eléctrica a abonar desde abril, desaparece el subsidio del Estado nacional, pero también dejará de cobrarse el fondo de sustentabilidad.

PROMEDIO RESIDENCIAL
Tomando por caso una factura tipo de un caso residencial con un consumo medio de 201 kilovatios de energía eléctrica, que abonó hasta la fecha un total de $594,76, el cargo por el consumo eléctrico concretamente (entre el costo fijo y el variable) fue de $127,55; es decir el equivalente a un tercio de todos los servicios facturados ($389,25). Representa además la quinta parte del monto total facturado que, como se expuso, contiene además impuestos y fondos especiales ($115,40 y $90,08, ver imágenes).
Es en ese marco que aunque la tarifa eléctrica aumenta en un promedio del 125% (o hasta un 250% en el caso de los mayores consumidores, de tipo industrial), repercute en menor medida en el pago global que deberá afrontar el usuario, aunque no deja de ser un "tarifazo" de alrededor del 40%.
Hay que recordar además que la tarifa social quedó fijada para los usuarios de un consumo de hasta 150 kilovatios mensuales, mientras que continúa vigente el sistema de bonificaciones y descuentos para pensionados y jubilados.

EL AUMENTO, ITEM POR ITEM
La variación concreta en el cargo de energía (fijo y variable) representa entonces un aumento del 125%. Hasta la fecha, el cargo variable puesto al cobro implicaba $0,1473 por cada kilovatio consumido (en el caso de los usuarios de hasta 200 kilovatios mensuales) y otros $0,2026 aplicaba el subsidio nacional, conformando así la tarifa de $0,3499 por kilovatio. Esta es la base que crece un 125%, llevando el costo del kilovatio a 0,7873 para el usuario tomado como ejemplo, tarifa que ahora excluye el subsidio y aplica el aumento determinado por Nación.
Con los nuevos montos, siempre con referencia al mismo usuario residencial promedio ya mencionado y poniendo foco solo en los cobros de concepto eléctrico, el monto que se abonó en la última factura como "cargo fijo" fue de $57,17, mientras que en el pago de abril se elevará a $128,64.
Mientras, el "cargo variable" asociado al consumo fue de $70,38 en febrero y se eleva a $158,38. También varía el alumbrado público, que de $4,50 ($19 en realidad si se tiene el aporte del Fondo de Sustentabilidad) pasará a incidir con $39.
Sumado a esos aumentos, hay que considerar la pérdida del subsidio nacional: el segundo eje que repercute en el encarecimiento del servicio además de la suba de la tarifa en sí misma. En la factura tomada como base en esta nota, el subsidio aplicaba con $40,72; es decir que disminuía en un 31,9% el monto a pagar por la luz, aunque este aporte del Estado nacional a los usuarios ya no estará vigente.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico