De aquel descabezamiento a esta candidatura

Alberto Gustavo Menna (50) es conocido públicamente desde que tenía 25 años y recién egresado como abogado, asumió como titular de la Secretaría de Gobierno de Chubut cuando su superior como ministro era su suegro, Juan Carlos Altuna (intendente de Comodoro entre 1963 y 1966), y el gobernador, Carlos Maestro.
Desde aquel puesto, en 1992 Menna ocupó las primeras planas a partir de una depuración policial que trajo polémica porque fueron varios los comisarios pasados a retiro.
Entre 1995 y 1999 fue diputado provincial. Antes, este declarado fanático de San Lorenzo de Almagro y de Gimnasia y Esgrima fue convencional constituyente provincial, en 1994, y posteriormente fue secretario de Gobierno del intendente Jorge Aubía, entre 1999 y 2003. Luego vendrían años de refugio en su estudio jurídico y en la docencia universitaria, y aunque ocupa un lugar como director en el Banco Chubut recién ahora recobra protagonismo. Fue a partir de su decisión de afrontar el desafío de convertirse en el rostro de Mauricio Macri en Chubut y en defensor de sus políticas que hasta ahora poco y nada favorecieron a la región.
Menna mantuvo una guerra fría con Ignacio Torres, quien pasó con más pena que gloria por la delegación de PAMI, y su camino quedó despejado cuando desde la Casa Rosada le hicieron saber al joven dirigente PRO que esta no era su hora.
Por eso el abogado comodorense que admitiera recientemente que "el radicalismo pecó de exceso de internismo", volverá a postularse para diputado nacional, un cargo al que aspiró hace una década, en la misma boleta en la que Raúl Barneche apenas llegó al 15% de los votos, permitiendo la reelección de Mario Das Neves como gobernador de Chubut.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico