De Chubut al Sahara para cumplir una misión humanitaria

Juan Alberto Gómez es nacido en Trelew y su familia vivió en Comodoro, hoy es capitán de la Fuerza Aérea y cumple misión humanitaria en el Sahara. Se refirió al orgullo que significa el poder representar a su país, el integrar las fuerzas de Naciones Unidas y el desarraigo de su tierra.

Juan Alberto Gómez es trelewense y capitán de la Fuerza Aérea. Hoy cumple una Misión Humanitaria en Sahara. Es padre de dos nenas y abocado esposo, que dedica su esfuerzo, vocación y capacidad humana al trabajo y a la familia, cumpliendo sueños.

Juan, es hijo de un matrimonio que llegó desde Chaco a buscar un mejor futuro en la Patagonia, primero se instalaron en Comodoro Rivadavia y luego, con el auge del Parque industrial, llegaron a Trelew, para gestar una familia en un muy humilde terreno del barrio Progreso.

Allí, su padre trabajaba hasta 12 horas encerrado en la "fábrica" para salir adelante. Su madre, además de trabajar, se dedicaba al cuidado de cuatro hermanos.

Juan sonó desde muy joven ser parte de las Fuerzas Armadas, llevando siempre al límite sus capacidades. Fue así como realizó una carrera como suboficial de la Fuerza Aérea y se recibió con honores y los mejores promedios.

También realizó un curso, de los más exigentes del mundo, para convertirse en integrante del Grupo de Operaciones Especiales. Después, como si fuera poco, dejó sus primeros pasos como suboficial para comenzar desde cero la carrera como oficial.

Juan Alberto realizó varios viajes al exterior para representar al país y cumplir con tareas humanitarias, entre ellos, la Misión Esperanza que sigue buscando a un avión de la Fuerza Aérea con integrantes de la Escuela de Aviación Militar de Córdoba, desaparecido en Costa Rica, en 1965.

trelewense 6.jpg


Argentina envía militares al exterior para cumplir con tratados y convenios internacionales de asistencia humanitaria bajo el mandato de Naciones Unidas, y el chubutense reconoció que su misión se trata de algo más profundo "es exportar al mundo nuestros valores, aquellos sobre los cuales se fundó nuestro país, demostrando que a pesar de un pasado enredado, Argentina es un país democrático que cree firmemente en la dignidad de la persona y en sus derechos como ser humano", afirmó.

Y relató - a efecinconoticias.com - que cuando inició su carrera militar, hace 22 años, aspiraba a grandes cosas pero aseguró que "hoy puedo decir que haber participado en Misiones de Paz supera todas mis expectativas, el izar mi bandera un 9 de Julio lejos de casa, se mezcla entre la nostalgia y el orgullo al ver como Oficiales y Suboficiales de diferentes países rinden sus respetos a esa bandera que flamea ese día tan especial, destacándose entre las demás", señaló.

El capitán confesó por último que todo su trabajo y dedicación es fruto de los valores que le inculcaron sus padres "responsabilidad en el trabajo, humildad y respeto a todas las personas", dijo. Y reconoció la importancia del apoyo de su familia:"tampoco sería posible sin el respaldo de mi esposa que como mujer fuerte continúa con la educación y el cuidado de nuestras hijas, mientras yo no estoy en casa, y mis hijas que de chiquitas debieron asimilar y entender que, como soldado, papá muchas veces no va a estar en días importantes o en las noches para el beso antes de ir a dormir".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico