De un examen a una carrera universitaria

Cuando Arnaldo Alberto Visser (63), quien ya se encuentra retirado de la actividad, comenzó a trabajar como martillero público en agosto de 1976, la forma de llegar a desempeñarse en ese oficio era muy diferente a lo que sucede en la actualidad. En ese momento se debía rendir un examen, mientras que hoy solo se puede acceder a través de los estudios universitarios, con títulos otorgados en la mayoría de los casos por universidades privadas.

Visser recuerda que cuando comenzó en el oficio lo hizo por consejo de un primo, quien lo tomó para trabajar en su estudio jurídico y le recomendó que estudiara una carrera afín. Así martillero público fue la mejor opción.
El hombre no dudó y comenzó a estudiar a distancia con los libros que su mismo primo le prestó. Así, una vez que se sintió preparado viajó a Rawson para rendir el examen de idoneidad.
Su primo y el abogado Fernando Marraco, con quien viajó para rendir el examen, fueron sus garantías, un requisito fundamental que debían cumplir quienes querían ejercer en este oficio.
Hoy la realidad es muy distinta y aquellos jóvenes que quieren ser martillero público deben estudiar en la universidad. Luego de tres años obtendrán el título de grado que les permitirá desempeñarse en remates, pero también dentro del rubro inmobiliario.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico