Deberá hacerse un nuevo juicio contra el médico absuelto por mala praxis

La Sala Penal de Superior Tribunal de Justicia del Chubut anuló un fallo del juez Jorge Odorisio mediante el cual se absolvió al médico Osvaldo Eduardo Soria, quien fue juzgado junto a los médicos Sebastián Leguiza y Alejandra Reyes por el homicidio culposo que tuvo como víctima a Rocío Navarro. La mujer falleció en el Hospital Regional luego de una operación programada y los profesionales fueron acusados por mala praxis. En primera instancia se condenó a Leguiza y Reyes, pero la Cámara de Comodoro Rivadavia también anuló ese fallo, por lo que se debe hacer un nuevo juicio. El caso ocurrió en 2013.

En un fallo que lleva la firma de los ministros de la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia del Chubut, Jorge Pfleger, Daniel Alejandro Rebagliati Russell y Alejandro Javier Panizzi, se resolvió admitir el recurso extraordinario que fuera presentado por la querella y, en consecuencia, se anuló la sentencia del juez penal de Comodoro Rivadavia, Jorge Odorisio, quien en febrero del año pasado presidió el tribunal unipersonal que se encargó del juicio contra los médicos Osvaldo Eduardo Soria, Sebastián Leguiza y Alejandra Reyes.
Rocío Navarro López, de 33 años, ingresó al Hospital Regional el 11 de abril de 2013. La joven madre ingresó con "un pre quirúrgico impecable" para ser sometida a una cirugía programada de útero, pero falleció horas después de ser operada por una hemorragia interna.
La muerte se produjo como consecuencia de un shock hipovolémico producto de una acidosis metabólica. La paciente había sido operada en horas de la mañana de miomatosis uterina. La operación la realizó el médico Osvaldo Soria y había sido previamente programada. La evolución postquirúrgica, según la parte acusadora pública, fue desfavorable. Hubo problemas en las suturas y acumulación de sangre en el abdomen entre las 12 y las 19 de esa jornada.
A partir de testimonios de dos enfermeras, la Fiscalía determinó que no se realizaron los palpados y exámenes debidos en la paciente entre las 14 y las 19 de manera personal y que solo se dieron indicaciones por teléfono, por lo que se entendió que la actuación fue imprudente.
La mujer sufrió en la sala de internación un paro cardiorrespiratorio y debió recibir asistencia de un terapista, pero no se le pudo salvar la vida.
En el juicio, que se realizó en febrero del año pasado, el cirujano Soria resultó absuelto, mientras que Leguiza y Reyes fueron condenados a 3 años de prisión en suspenso e inhabilitación por el doble de tiempo y de 1 año y medio de prisión en suspenso, de manera respectiva.
En mayo del mismo año la Cámara Penal anuló el fallo del juez Odorisio en cuanto a las condenas impuestas a los dos médicos y ordenó la realización de un nuevo debate. De todas maneras, la parte querellante había presentado un recurso extraordinario ante el Superior Tribunal de Justicia por la absolución de Soria y sobre este último se expidió la Sala Penal, desde donde también se anuló el fallo de Odorisio por carecer de fundamentos y se ordenó la realización de un nuevo debate, algo que la Oficina Judicial deberá organizar porque las actuaciones fueron devueltas en agosto a ese tribunal de origen.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico