Débora era una madre amante de los animales

Hoy un cerco perimetral y custodia policial protegen la escena del crimen en la casa de Débora, esta joven madre de 28 años fue asesinada a golpes y su pareja es el principal sospechoso.

La primera víctima de femicidio del año, Débora Martínez más conocida como "la gringa" entre amigos y conocidos tenía solo 28 años. Era madre de un pequeño niño.

Vivió en el barrio km 14 con sus padres, desde el año 2004 cuando se radicaron en Comodoro Rivadavia. Pero hace un año que se instaló junto a su pareja en Próspero Palazzo, en la misma vivienda en construcción donde anoche fue hallada muerta. Según advirtieron los vecinos, los perros con los que contaba la pareja no ladraron como lo hacían cada vez que se aproximaba alguien extraño. En la noche de ayer solo se escucharon los gritos de su pareja asegurando que un grupo de hombres la había violado y asesinado.

En su cuenta personal de Facebook en 2015, Débora hizo oficial que estaba en pareja con Aguilante. Allí ella se manifestaba orgullosa de haber conseguido que ese hombre camine a su lado "realmente creo que me lo merezco pero creo que si fue dios quien me lo mandó a mi negro es porque lo cansé, de aburrimiento. Yo me lo imagino a él todo poderoso diciendo: 'basta, que alguien la haga callar, por favor Angel Gabriel no me importa si tenía que esperar más tiempo, solo ve y dale lo que pide'", posteó con gran sentido del humor.

Ella en cada foto que publicaba con su marido aseguraba que cada logro personal era porque "él me está haciendo mejor persona".

Junto a las fotografías de su hijo de nueve años fruto de una relación con otra pareja, abundan las fotos de perros. Débora se definía como una proteccionista, llegó a tener 15 perros. Todos los callejeros que rondaban por la zona iban a parar a su casa. Aunque no era parte de ninguna de las organizaciones de la ciudad, era conocida en el ambiente mascotero porque pedía turnos para castraciones y por su condición humilde también ayudaba para mantenerlo en lo que respecta a desparasitaciones y alimentos.

Mientras, se define el plazo de investigación y se realizan los peritajes pertinentes para desentrañar cómo murió Débora, organizaciones de la ciudad ya están trabajando para darle un destino a cada una de las mascotas que la mujer mantenía con tanto cariño.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico