Declararon los últimos nueve testigos

Pasado el mediodía concluyó la tercera jornada del juicio que tiene como imputada a Nahir Quinteros. La médica cirujana y el especialista en terapia intensiva del Hospital Regional; dos profesionales del Cuerpo Médico Forense; la madre y hermana de la imputada prestaron su declaración. El jueves 12 se esperan los alegatos finales de las partes.

Entre los presentes en la sala se encontraba la víctima, Laura Berro acompañada por su padre y una profesional del Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito (SAVD). El tribunal de debate fue presidido por Mariel Suárez e integrado por Alejandro Soñis, Jorge Odorisio, jueces penales; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente Camila Banfi, fiscal general; la querella fue ejercida por Alejandro Fuentes y Verónica Palacios; en tanto que la defensa de la imputada fue ejecutada por Francisco Miguel Romero, abogado particular.

El primer relato fue el de una médica cirujana del Hospital Regional que recibió a Laura "inestable, con serio compromiso de perder su vida". La profesional médica indicó que presentaba lesiones en la zona facial, cervical, abdominal, en el brazo izquierdo y en sus piernas. Precisó que dadas las lesiones que "comprometían su vida", decidieron subirla urgentemente al quirófano. Recordó que primero ligaron las venas yugulares y después las vías reparadoras de todo lo demás. "Si no hubiesen actuado con celeridad la paciente habría muerto", concluyó.

Por su parte el especialista en Terapia Intensiva del Hospital también recalcó que las chances de vida que tenía Laura eran muy pocas, "lo único que la salvó es que era joven", dijo. Seguidamente Oscar Licciardi, médico forense, también se refirió a la gravedad de las heridas que presentaba la víctima y ahondó en el informe que elaboró en base a la Historia Clínica.

Otra forense psicóloga recordó que realizó la validación del relato de la víctima como también evaluó las secuelas y el estado de ánimo posterior al hecho. Asimismo precisó que el riesgo de vida que sufrió impacta emocionalmente en su futuro porque teme ser agredida nuevamente. "A su entender presenta un stress post traumático y fobia social, al no querer salir o mostrarse en público", concluyó la psicóloga forense.

A su turno pudo escucharse la palabra de la madre de Quinteros quien sostuvo que su hija tuvo una relación conflictiva con la víctima, por su ex pareja policía. "Con el padre le aconsejamos que se alejara porque la golpeaba y agredía todo el tiempo. Siempre la humilló", dijo.

En igual sentido declaró su hermana que dijo: "nunca me gustó la pareja de mi hermana, él la golpeaba mucho y no la podía ver así, por eso me distancié de ella".

Otro de los testimonios destacados fue el del responsable de Criminalística que realizó la mecánica del hecho. Relatando que la arrastró y que las manchas de sangre coinciden exactamente con el relato de la víctima. También se refirió al término "degüello criminal" ya que trató de quitarle la vida.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico