Declararon otros dos procesados por los 8 kilos de cocaína enterrados en El Faro

"El Tuerto" Schlebusch y su tío "El Brujo" Silveira accedieron a declarar ayer en el marco del juicio que se lleva a cabo contra diez procesados por comercialización y tenencia de estupefacientes. Están vinculados con el hallazgo de 800 tizas de cocaína que estaban enterradas en cercanías del Faro San Jorge. También hizo una aclaración el imputado Gustavo Currulef y declararon testigos civiles. El debate continuará el miércoles.

Se llevó a cabo ayer la tercera jornada de juicio oral y público que se sigue contra diez personas procesadas por comercio y tenencia de estupefacientes, cuatro de los cuales se encuentran cumpliendo prisión preventiva desde junio de 2013 a la fecha. Los demás accedieron a distintas morigeraciones y llegaron en libertad a la etapa de debate.
Los más relevante de la jornada fueron las declaraciones que realizaron los procesados Mario Gabriel Silveira (56) y Pablo Damián Schlebusch (34), quienes son asesorados por la defensora pública, María Fernández Van Raap.
Mientras, Gustavo Currulef (36) -asistido por el defensor particular Daniel Fuentes- pidió permiso para hacer una aclaración respecto de un presunto pasamano que habría sido observado por un policía, sobre lo cual sostuvo que la acción que se mencionó fue cuando él le arrojó la llave de la casa a su vecino.
En su descargo, Silveira confirmó que conoce al procesado Guido Ñancupel Uribe (59) de toda la vida y señaló que gracias a él, su hermano está ahora en Europa, porque estuvieron detenidos durante la dictadura y refirió que realizó trabajos de construcción en su casa.
"Yo no vendo droga, ni nada por el estilo. Tampoco sé cómo llegó esa droga a mi casa", y agregó que vive con sus cuatro hijos menores y las únicas mochilas que podía haber en la casa eran las de sus hijos que van a la escuela, recordándose que en el allanamiento se encontró droga en una mochila.
El procesado también confirmó que conoce a Julio Benedicto Gallardo (47), otro de los imputados, porque trabajó en una verdulería y también compraba comestibles en su comercio, alimentos que en ocasiones Gallardo se los anotaba en una libreta.

ONCE MESES LIBRE
El otro procesados que declaró fue Schlebusch, quien señaló que solo alcanzó a estar libre once meses luego de permanecer imputado en otro delito y está convencido que la Brigada le armó la causa. "A mi casa siempre fue mucha gente, a verme a mí, o a mi mamá que es curandera, pero eso no quiere decir que venda droga. Consumir sí consumo, desde los 14: cocaína, marihuana y alcohol", sostuvo y aclaró que es costumbre suya recibir gente en su casa, tomar algo o consumir sustancias a cualquier hora.
"Los bailes están cerca de la casa y todo el tiempo pasa alguien a saludar o algún compañero de prisión", refirió.
Por otro lado reconoció que con Marcos "Trompa" Gallardo (36) son amigos de toda la vida. "Nos cansamos de hacer cagadas juntos; las palizas que nos han dado, los de la Brigada nunca, pero los otros sí", afirmó.
Schlebusch se declaró inocente y consumidor. Recordó que el día que lo detuvieron en el barrio Moure tenía dos tizas de cocaína en el bolsillo. "Era un viernes y como todo pibe iba a salir de joda. Eso me alcanzaba para el fin de semana, pero soy inocente. Ya me armaron dos causas y me llevaron a juicio y en todas salí absuelto, pero ahora llevó 2 años y 5 meses preso", le hizo saber al tribunal que presidió la juez Nora Cabrera de Monella e integraron Enrique Jorge Guanziroli y Pedro José de Diego.
En otro tramo del debate, mientras declaraban los testigos civiles, le tocó el turno a un joven que el 23 de junio de 2013 fue levantado por la policía mientras esperaba a un profesor frente a la puerta del instituto en el que estudiaba.
"Me pidieron documentos y como no tenía me llevaron a la Comisaría de Kilómetro 3 por averiguación de antecedentes, aunque allá me dijeron que en realidad iría a un allanamiento", confesó y ante la consulta de los jueces aclaró que nunca presentó el DNI y firmó el acta como testigo sin ser debidamente identificado.
A pesar de esa grave confesión, su declaración sobre el procedimiento en el "Taller BJ" -donde se encontraron dos tizas de cocaína y un trozo de marihuana- continuó y si bien la defensa no la objetó, lo más probable es que ello ocurra durante los alegatos.
Hay que tener presente que los procesados en esta causa son Guido Adrián Ñancupel Uribe, Cristian Fabián Allende, Pablo Damián Schlebusch, Marcos Luis Gallardo, Mario Gabriel Silveira, Marcos Israel Fernández, Gustavo Jorge Currulef, Julio Benedicto Gallardo. A ellos se los procesó por comercialización de marihuana y cocaína.
En tanto que a Luis Alejandro Alvarez (49) y Yolanda Miriam Bernal (46) se los procesó por tenencia de estupefacientes.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico