Declaró Donnini: "quiero que los verdaderos bestias que hicieron esto aparezcan"

Dante Donnini, el taxista imputado por el crimen de la estudiante Diana Rojas decidió declarar esta mañana y aseguró que a la joven la mataron otras personas. Y que durante estos cuatro meses no declaró porque estuvo amenazado. La fiscalía y la querella sostuvieron su imputación por cadena perpetua.

La audiencia se realizó la mañana del miércoles en Tribunales, donde inicialmente los fiscales Daniel Báez y Jorge Bugueño, junto al abogado querellante Carlos Villada, formularon nuevos cargos contra Donnini, que prevén prisión perpetua.

El taxista Dante Donnini, imputado por el crimen de Diana Rojas, volvió a declarar y modificó sus dichos. Ahora dice que a la joven la mataron otras personas y que él no lo dijo antes porque tenía miedo.

Donnini reformuló sus dichos y aseguró que en la primera declaración lo tendría que haber dicho pero "estaba desubicado, estaba confundido, porque en el interior sabía que estos monstruos estaban libres" dijo ante el juez.

Según esta nueva versión, cuando él llevaba a Diana Rojas en el taxi se subieron personas al vehículo y se llevaron a la joven de 25 años en una camioneta. "Cuando la llevaba frena un auto y le toca bocina. Era un Ford Ka gris polarizado. Baja una persona le dice "tenemos que terminar de hablar". Abre la puerta y la toma de la mano. Ella lo conocía", relató Donnini.

Asimismo explicó que su ADN estaría presente en el cuerpo de Diana Rojas porque trató de defenderla. "Me giro, le digo "eh loco que te pasa" y la intento meter al auto. Me toma del brazo, hace fuerza y se zafa. La trato de agarrar, del hombro, de la cartera. El cierra la puerta del auto y pega un portazo. Después la agarran de los pelos, la bajaron del taxi y la subieron a la camioneta", manifestó.

Luego mencionó que lo llevaron a las Quintas del Mirador y se llevaron elementos del taxi, entre ellos, una soga y una rejilla que contenía semen suyo. "La agarran y la bajan a Diana. Me golpean y me dicen que vaya a las Quintas. Adentro del taxi me dijo quédate piola. Tenía una pistola. Pensé que era un robo", dijo en su alegato. Y sostuvo que lo amenazaron: "No digas nada, olvídate de todo, o tu familia va a aparecer en un zanjón".

Los acusadores le preguntaron por qué no llamó a la policía. "Llamar al 101, lo pensé pero no lo hice. Solo me fui a la YPF y me compré la Pepsi y no quise decir más nada. Está mal", fue la respuesta de Donnini.

EL ABOGADO DE DONNINI, TESTIGO

Le preguntan a Donnini si podría hacer identikit de las personas que participaron del hecho y dijo que los vio de atrás y de perfil, porque él miraba para abajo. También sostuvo que su abogado defensor es testigo en la causa. "Hay un testigo. Una persona de pelo blanco que pasaba en bicicleta. Es el doctor Castro", dijo señalando a su abogado.

Asimismo dijo que no habló antes porque sintió miedo: "vi las primeras fotos en las redes sociales. Cuando vi la foto se me hizo un nudo, lo asocié todo. Dije que no iba a decir nada, que los iba a proteger. Estas personas lo podrían haber hecho con mi hija, con mi esposa", relató.

EL FISCAL Y EL QUERELLANTE NO LE CREEN

Por su parte, el fiscal Daniel Báez, indicó que Donnini acomodó su declaración, después de cuatro meses, en base a las pruebas que lo incriminan y sostuvo que se trata de "una estrategia defensista".

"No le creo. Me baso en las pruebas", dijo Baez. Y mencionó una pericia psiquiátrica sobre rasgos de personalidad de Donnini. El abogado querellante tampoco le creyó al imputado. "No le creo nada, las pruebas son contundentes", afirmó Villada finalizada la audiencia a los medios. "Fue un acting, estuvo preparado", sostuvo.

EL CASO


Diana Rojas.jpg
Foto: Facebook Diana Rojas
Foto: Facebook Diana Rojas

Diana Rojas fue asesinada de seis puñaladas en un descampado a pocos kilómetros de la ciudad, sobre la ruta provincial Nº 1. Su cuerpo fue encontrado por dos jóvenes que andaban en bicicleta por el sendero. La investigación y las pruebas apunta hacia un taxista, quien fue el último en llevar a la joven estudiante. Las pruebas fundamentales que se basan los acusadores son las pericias de ADN positivas en contra del imputado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico