Declaró el médico policial de la Primera en el juicio por la desaparición de Iván Torres

El juicio oral y público por la desaparición forzada de Iván Eladio Torres se retomó ayer en el Tribunal Oral Federal de Comodoro Rivadavia para conocer la declaración de tres testigos, uno de ellos el médico que se desempeñaba en la Seccional Primera en octubre de 2003. También declararon policías que trataban con informantes, pero que nada aportaron al esclarecimiento del caso.

La gran mayoría de los testigos que fueron ofrecidos para el debate oral y público por la desaparición forzada de Iván Eladio Torres ya pasaron ante los jueces del Tribunal Oral Federal de Comodoro Rivadavia, el cual preside el juez Enrique Jorge Guanziroli y completan Pedro José de Diego y Nora Cabrera de Monella. Ayer los hicieron otros tres y es posible que antes de que finalice marzo se culmine con la incorporación de la prueba testimonial.
Uno de los testigos que le interesa a las partes se encuentra en Chile y comunicó que la semana que viene estará de regreso en esta ciudad, por lo que se fijará una fecha para escucharlo.
En la jornada de ayer declaró el médico policial que se desempeñaba en la Seccional Primera en la época que se denunció la desaparición de Torres y aclaró las dudas que despertó en el Tribunal y la Fiscalía -representada por el fiscal general Teodoro Nürnberg- los ingresos y egresos de la dependencia del profesional de la salud durante la mañana del 3 de octubre de 2003.
El médico fue consultado, entre otras cosas, si atendió a Torres y con seguridad respondió que nunca lo hizo, aclarando que sólo lo conocía a través de las fotografías que ocasionalmente vio en la Seccional Primera cuando la madre del desaparecido, María Millacura, acampó dentro de la dependencia.
También aclaró que estando de vacaciones, en una oportunidad un colega suyo hizo un comentario desafortunado sobre el caso y que públicamente se lo atribuyeron a él, lo cual desmintió ayer ante el tribunal.
En otro orden, contó que no a todos los presos se los revisaba, sino a los que le pedía la propia policía que lo hiciera. "Ellos –por los policías- se fijaban si estaba lastimado y si lo estaba me pedían que lo revise", sostuvo y explicó que todos los informes se hacían por escrito y se remitían al área de Sanidad de la Unidad Regional.
Además del médico declararon otros dos policías que en 2003 se desempeñaban en la mini Brigada que tenía la Seccional Cuarta para investigar los robos de la jurisdicción. Ellos tenían informantes que le suministraban datos sobre los lugares donde se producían los hechos, los autores y posibles sitios donde se escondían los botines. A uno de esos informantes se lo apodaba "Mentirita", quien incluso llegó a delatar a su propio padre sobre un robo y el dato permitió un resultado exitoso para el esclarecimiento de aquel hecho, aunque sobre el caso que es materia de juicio nada extraordinario se aportó.
En la audiencia de ayer también se exhibió un video, luego de lo cual se dictó un nuevo cuarto intermedio.
Hay que tener presente que el debate se inició el 30 de noviembre y a esta instancia, en calidad de procesados, llegaron catorce miembros de la Policía del Chubut, entre quienes se encuentran: Juan Sandro Montecino, Marcelo Miguel Alberto Chemín, José Luis Bahamonde, Nicolás Alfredo Fajardo, Mario Alberto Gómez, Héctor Enrique Cocha, Santiago Antonio Rodríguez, Roberto Damián Soto, Rosana Elizabet Soler, Hernán Eliseo Leiva, Pablo Miguel Ruiz, Sebastián Florentino Sifuentes, Sergio Omar Thiers y Fabián Alcides Tillería.
La desaparición de Torres data de octubre de 2003 y si bien se tenía como referencia la noche del 2 de octubre, el testigo que lo vio por última vez –a quien en su declaración no se advirtieron contradicciones- afirmó que fue en las primeras horas del 2 de octubre.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico